Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España suspende en productividad y competitividad

Cadena del montaje de una fábrica de Citroen en Vigo. Foto:EFEtelecinco.es
La productividad tuvo un crecimiento "muy moderado" durante este periodo, con una tasa del 0,1% anual. Según Pimec, el aumento de la ocupación y el número de horas efectivas de trabajo por persona han hecho que España "no haya mejorado la eficiencia de sus actividades económicas", a pesar del crecimiento del PIB.
El sector de la industria mejoró su eficiencia a una tasa del 0,78% anual; la construcción, del 0,75%, y los servicios la disminuyeron al 0,39% anual.
El conjunto de los sectores sufrieron una pérdida de competitividad al no producirse una compensación entre el aumento del coste laboral y la mejora de la productividad.
Los costes laborales unitarios en España crecieron a una tasa del 4,3% anual entre 2001 y 2008. La evolución más favorable fue la del sector industrial y la menos favorable la de los servicios y la de la construcción.
La patronal destacó también la intensificación del uso de la mano de obra, una situación que calificó de "preocupante", ya que en una etapa de "globalización y competencia creciente", los países desarrollados "tendrían que orientarse hacia producciones progresivamente más intensivas de capital y de tecnología".

Así, el coste laboral creció a una tasa del 7,8%, frente a una tasa de crecimiento del PIB monetario del 7,5%. MLS