Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estanqueros de Cádiz exigen al Gobierno que acabe con el contrabando y cifran las pérdidas por encima del 5%

Los estanqueros de la provincia de Cádiz reclaman que el Gobierno "dé un paso al frente" para acabar con el contrabando de tabaco en Gibraltar, y que lo haga "apoyándose" en el informe de la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude (OLAF) de la Unión Europea que advierte de esta práctica.
Así lo ha indicado a Europa Press el presidente de la Asociación de Estanqueros de Cádiz, José Bermúdez, que considera que lo que se produce es "competencia desleal", toda vez que "los impuestos a la cajetilla ascienden a un 80% en España y no llegan al 20% en Gibraltar".
"En Gibraltar quieren ser europeos, pero sólo para lo que les conviene", afirma, apuntando a que una de las posibles medidas, "y así lo ve la OLAF, con la que nos hemos reunido en más de una ocasión", es subir los impuestos al tabaco en Gibraltar.
PÉRDIDAS QUE SUPERAN EL 50%
Bermúdez detalla que en Cádiz capital las pérdidas se sitúan en un 40% por el contrabando, una cifra que asciende por encima del 50% en el resto de la provincia y repunta en el Campo de Gibraltar.
El presidente de la Asociación de Estanqueros de Cádiz comprende "que haya padres de familia sin ingresos que tengan que ganarse la vida con el contrabando", aunque llama a actuar contra él "porque arrastra a la ruina a los 3.500 estanqueros que hay en Andalucía", recordando que desde 2010 el número de estanqueros en la provincia ha descendido de 350 a 300.
"Algunos han pedido el cierre total porque están en la ruina y otros el cierre temporal hasta que no cambie el tema del contrabando", expone, al tiempo que sostiene que el contrabando de tabaco "sigue existiendo" en Gibraltar.
Bermúdez indica que en 2013 "se requisaron más de 900.000 cajetillas de contrabando, mientras que en lo que llevamos de 2014 se han requisado menos de 400.000 cajetillas", aseverando que "la venta de las casas tabaqueras en Gibraltar en vez de bajar ha aumentado, por lo que no es que haya habido menos contrabando, sino que se ha dejado de requisar".