Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Euríbor cerrará marzo otra vez en negativo, por segundo mes consecutivo

El Euríbor, índice al que están referenciadas las mayorías de hipotecas en España, cerrará previsiblemente marzo otra vez en terreno negativo. El índice encadenará así su segundo mes consecutivo por debajo del 0%, umbral al que el BCE bajó los tipos de interés en su última reunión de marzo.
A falta de sólo dos valores para finalizar el mes, el Euríbor se ha situado en tasa mensual en marzo en el -0,013%, con lo que ha profundizado en su mínimo histórico mensual de febrero (-0,008%). En declaraciones a Europa Press, el analista de XTB Jaime Díez ha constatado que la presión a la baja en el índice "se frena", por lo que no ha descartado que el Euríbor ya haya tocado suelo.
Durante los 19 días en los que ha habido actividad bancaria en marzo, el índice ha registrado tasas diarias negativas, con algunos repuntes tras la decisión del BCE de bajar el precio del dinero. El Euríbor se ha establecido en tasa diaria en el -0,006% a 29 de marzo.
De este modo, las hipotecas de 120.000 euros a 20 años y Euríbor+1 a las que le toque revisión tendrían una rebaja en su cuota anual de casi 148 euros o algo más de 12 euros al mes.
En la actualidad se está buscando una alternativa al actual sistema de cálculo del índice, la cual estaría en periodo de pruebas hasta final de año. El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, tranquilizaba hace dos semanas a los hipotecados al garantizar que el nuevo cálculo del Euríbor daría como resultado un índice "incluso inferior" al actual.
El analista de XTB ha aventurado que a partir de ahora se puede entrar en un "periodo de lateralidad" hasta la incorporación del nuevo índice. "El futuro se antoja incierto. A pesar de que el BCE haya rebajado sus perspectivas de crecimiento, parece que le quedan pocas balas y que un posible suelo en el precio del petróleo podría empujar la inflación y eliminar la toma de nuevas medidas de cara al último trimestre del año", ha explicado.