Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Euríbor gana una milésima en tasa diaria, hasta el 0,621%, y cerrará abril por encima del 0,6%

El Euríbor, índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, ha vuelto a escalar una milésima en tasa diaria, hasta el 0,621%, y cerrará este mes de abril por encima del 0,6% por primera vez desde octubre de 2012.
A lo largo de abril la tendencia del indicador ha sido al alza. Así el 0,620% que tocó este lunes en tasa diaria es su nivel más alto desde principios de febrero de 2013.
Desde que se inició el mes, el indicador ha repuntado 31 milésimas. De cerrar abril así, el Euríbor se establecería en el 0,603%, lo que supondría una subida de 0,075 puntos respecto al Euríbor de abril del año pasado.
De esta manera, la cuota de una hipoteca de 120.000 euros a veinte años y Euríbor +1% se vería encarecida en la revisión en más de 4 euros. Esto supondría un alza de unos 50 euros al año.
El índice cerró el mes de marzo en el 0,577%, y ya supuso un encarecimiento en las hipotecas a las que les tocaba revisión anual, algo que no ocurría desde enero de 2012.
TENDENCIA AL ALZA
El analista de XTB Jorge López ha explicado a Europa Press que viendo la evolución que ha sufrido el índice en el último mes cabe esperar que se produzcan "subidas continuadas" en el futuro. "Las posibles revisiones de los hipotecados ocasionarán de nuevo subidas en las mismas", ha añadido.
El experto ha señalado que la publicación de los datos del IPC que se producirá mañana miércoles puede clarificar la actuación del Banco Central Europeo (BCE), "con posibilidades de tomar medidas que favorezcan la caída del Euríbor desde los niveles actuales". "Este dato nos dará niveles de inflación y dependiendo del mismo el BCE puede reaccionar", ha apostillado.
A su juicio, teniendo en cuenta que esto aún no está descontado, una nueva bajada de tipos puede favorecer la reducción en los pagos hipotecarios. "Si a ello le sumamos una mayor demanda de hipotecas y un mayor flujo de capital para el ciudadano de a pie, podemos estar encontrándonos en un techo que de darse los anteriores condicionantes puede mover el tipo a cotas inferiores, favoreciendo futuras revisiones", ha opinado.