Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Euríbor sube cinco milésimas y se sitúa en el 0,550% en tasa diaria

El Euríbor, índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España, ha iniciado el mes de septiembre con una subida de cinco milésimas en tasa diaria, hasta el 0,550%, después de haber cerrado agosto en el 0,542%.
De cerrarse así el mes, la media mensual del Euríbor se situaría en el 0,550%, lo que supone una bajada de 0,19 puntos respecto al valor establecido en el mismo mes del año pasado.
Así pues, una hipoteca media de 120.000 euros a 20 años a la que le tocase revisión anual en septiembre experimentaría una bajada de la cuota mensual de unos 10,26 euros, lo que supondría una rebaja anual de unos 123,12 euros.
En declaraciones a Europa Press, el analista de XTB Miguel Antonio Marcos ha afirmado que la mejora "relativa" de la situación económica y la tendencia a la reducción del exceso de liquidez dentro del mercado interbancario explican el repunte del Euríbor desde los mínimos del mes de mayo.
Así, ha avanzado que se podría asistir a repuntes del índice en las próximas semanas y meses, pero no espera que pueda llegar a situarse en cotas superiores al 0,65% en el corto plazo. "Pese a que en los últimos meses hemos visto subidas en el Euríbor, seguimos situándonos en un entorno beneficioso para el ciudadano de a pie", ha apuntado.
El experto ha explicado que teniendo en cuenta el contexto actual no se espera una subida de los tipos de intervención por parte del Banco Central Europeo (BCE) en su próxima reunión de este mes, ya que en agosto ya anunciaba su intención de mantener los tipos cerca de los niveles actuales o por debajo durante un largo periodo de tiempo.
No obstante, ha advertido de que las expectativas de un nuevo recorte en los tipos tras las elecciones alemanas parecen disiparse en el corto plazo.