Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara respalda a la alemana Sabine Lautenschläger para el directorio del BCE

El pleno de la Eurocámara ha respaldado este miércoles -por una amplia mayoría de 443 votos a favor, 47 en contra y 47 abstenciones-, el nombramiento de la actual vicepresidenta del Bundesbank, Sabine Lautenschläger en el directorio del Banco Central Europeo (BCE).
Lautenschläger, de 49 años, sustituirá también alemán Jörg Asmussen, que abandonó el puesto en diciembre para ser viceministro de Trabajo del nuevo Gobierno de gran coalición. Su nombramiento debe ser oficializado ahora por los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho, que podrían hacerlo por procedimiento escrito.
Alemania se garantiza así mantener su silla en el directorio del BCE, pese a que España la ha perdido tras la salida de José Manuel González Páramo.
"Ya era hora de que se nombrara a una mujer bien cualificada y con mucha experiencia para el comité ejecutivo del BCE", ha celebrado la presidenta de la Comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, Sharon Bowles, que ha recordado que desde 2011 no había ninguna mujer en este órgano.
"Queda mucho por hacer para alcanzar la igualdad de género en el sector bancario, pero la insistencia del Parlamento en más candidatas femeninas claramente está dando resultados", ha subrayado Bowles.
Lautenschläger se encuadra en el sector duro del BCE que ve prioritario combatir la inflación y rechaza un mayor activismo de la institución para combatir la crisis. En su examen ante la Eurocámara, la alemana avisó de los "riesgos" que supone mantener los tipos de interés bajos -ahora se encuentran en un mínimo histórico del 0,25%- durante un periodo largo de tiempo porque a su juicio ello puede provocar nuevas burbujas y restar presión a los Gobiernos para hacer ajustes y reformas.