Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara reitera su rechazo al acuerdo del Ecofin sobre el mecanismo para liquidar bancos

Los negociadores de la Eurocámara han reiterado este jueves su rechazo al acuerdo alcanzado por el Ecofin el pasado diciembre sobre el mecanismo único para liquidar bancos en crisis. Los parlamentarios critican en particular que el fondo único que financiará las quiebras vaya a crearse mediante un pacto intergubernamental al margen de las instituciones comunitarias.
"Nuestro mandato no prevé ninguna necesidad de un acuerdo intergubernamental para formular los detalles de funcionamiento del fondo único de resolución", han avisado los eurodiputados en un comunicado antes de participar en la primera reunión negociadora con los Gobiernos sobre el mecanismo único de resolución.
"Venimos con un enfoque constructivo y a explicar nuestra posición, pero nuestra presencia no significa que apoyemos este proceso intergubernamental", han resaltado los negociadores de la Eurocámara. Las principales reivindicaciones del Parlamento son "que todos los bancos sean tratados de igual forma, independientemente del país en que estén establecidos, y que el sistema sea creíble y eficaz".
"Estos principios centrales están en riesgo con el acuerdo político del Consejo sobre el reglamento del mecanismo de resolución único", avisan los eurodiputados.
La creación del mecanismo único de liquidación, segunda pieza de la unión bancaria, debe ser pactada por el Ecofin con la Eurocámara. Su objetivo es que sean las propias entidades y no los contribuyentes los que paguen futuras crisis. Los líderes europeos han reclamado un acuerdo antes de las elecciones europeas de mayo, pero las fuertes diferencias entre las dos instituciones ponen en riesgo el calendario.
La Eurocámara y los Gobiernos han iniciado este jueves las negociaciones sobre el acuerdo intergubernamental para crear el fondo de resolución, que estará dotado con 55.000 millones de euros con aportaciones de las propias entidades. No obstante, durante un periodo transitorio de 10 años, el fondo estará formado de compartimentos nacionales, lo que significa que cada país deberá pagar mayoritariamente por sus propios bancos, tal y como quería Alemania.