Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo pide a Francia que respete el Pacto de Estabilidad y cumpla el ajuste comprometido

El Eurogrupo ha desoído este martes la petición de Francia de contar con más tiempo para reducir el déficit por debajo del límite del 3% que marca el Pacto de Estabilidad y ha reclamado al nuevo Gobierno de París que cumpla las reglas presupuestarias y el estructural comprometido con la UE.
El déficit de Francia se situó el año pasado en el 4,3% del PIB -frente al 3,9% comprometido con la UE-, lo que complica que la corrección del déficit pueda completarse en 2015. El presidente francés, François Hollande, ha sugerido que pedirá una nueva prórroga a Bruselas, pero tanto la Comisión como el Eurogrupo han insistido en que no han recibido ninguna solicitud oficial de París.
"Francia es consciente de sus compromisos, ya se les ha dado más tiempo (para corregir su déficit), de hecho dos años. Todavía queda trabajo pendiente y estoy seguro de que el nuevo Gobierno francés será consciente de sus obligaciones respecto al Pacto de Estabilidad y Crecimiento", ha dicho el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, tras la reunión informal de Atenas.
"No hemos recibido ninguna petición y el plazo de corrección del déficit excesivo de Francia ya se ha extendido dos veces en los últimos años", ha destacado por su parte el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn.
"Lo importante ahora es que Francia haga el esfuerzo estructural necesario este año", ha reclamado el político finlandés. "Es esencial que Francia actúe de forma contundente tanto para garantizar la sostenibilidad de sus finanzas públicas cumpliendo la recomendación del Consejo", ha insistido Rehn, que ha dicho que el nuevo Gobierno de Manuel Valls debe impulsar también las reformas estructurales para acabar con los obstáculos al crecimiento y el empleo.