Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eurona desplegará en 2016 su red de 4G residencial en 70 ciudades mediante su modelo de franquicia

El operadora de telecomunicaciones Eurona llevará en los próximos meses Internet de alta velocidad a cerca de 70 localidades españoles con baja o nula conectividad mediante la fórmula de franquicia, un plan con el que la compañía busca impulsar su red de 4G residencial en toda España en 2016.
Según explica Eurona en un comunicado, este proyecto se enmarca dentro del plan de expansión del servicio '4G en Casa' puesto en marcha en 2015 con el objetivo de dotar de conectividad a medio millar de poblaciones en España en los próximos dos años.
"De este modo, Eurona, que destaca por ser el primer gestor WiFi aeroportuario del mundo por número de aeropuertos, llevará Internet a los hogares sin necesidad de cables", afirma el grupo, que quiere extender el modelo de conectividad "inmediata, veloz y sin interferencias" a localidades con acceso nulo o de mala calidad a Internet.
La empresa afirma que el objetivo último es "garantizar a todos los ciudadanos el derecho universal de acceso a la Red", un derecho que todavía no puede ejercer en plenitud el 5% de la población española, lo que supone alrededor de 2,5 millones de usuarios.
A lo largo de este año, Eurona tiene previsto reforzar su red 4G en el arco mediterráneo (Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía), que es su principal radio de acción, así como alcanzar poblaciones en comunidades del interior, como Castilla-La Mancha, Extremadura o Madrid.
En concreto, Eurona llevará su red de 4G a través del modelo de franquicia, bajo el que lleva operando en toda España desde el año 2014, a 22 localidades de la Comunidad Valenciana, 16 de Andalucía, ocho de Cataluña, seis de Murcia, cinco de Galicia, dos de Madrid y de Castilla La Mancha y una de Extremadura y de Cantabria.
La compañía afirma que con esta operación da "un paso más como operador de telecomunicaciones 360º en el mercado", donde gestiona actualmente la conectividad de infraestructuras de transporte y espacios públicos y del sector residencial en poblaciones de menos de 100.000 habitantes, que los grandes operadores han dejado sin cubrir al ser zonas en las que la geografía u orografía hace más difícil desplegar redes de fibra óptica.
El director general de Franquicia de Eurona, Rafael Franco, destaca que la cercanía es una de las principales ventajas de este modelo de negocio, "sobre todo en zonas rurales en las que, en muchos casos, los clientes conocen a la persona que les va proporcionar ese servicio de Internet, lo que genera un valor añadido para la marca y para el propio cliente".