Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exdirector general de Caja Segovia asegura que renunció al 20% de su sueldo para evitar perjuicios a entidad

Herzog (UPyD) reprocha su actitud "triunfalista" y recuerda que la Caja desapareció con una importante deuda
El exdirector general de Caja Segovia Manuel Escribano ha manifestado este martes ante el Juzgado número 2 que instruye la causa de las retribuciones millonarias de la entidad segoviana que llegó a renunciar al 20 por ciento de su sueldo para evitar perjuicios a la entidad y que lo hizo antes de conocer el grado de integración en Bankia.
El abogado Luis Rodríguez ha explicado, tras el interrogatorio al que ha sido sometido el exdirector, que su patrocinado ha confesado que renunció a este porcentaje de su salario a efectos del cómputo de la prejubilación, ya que una consultora extranjera aconsejó no otorgar una variable por beneficios a los directivos para que éstos no ganaran mucho dinero en poco tiempo.
"Tuvieron que cambiar su sueldo en el sentido de dar más fijo y menos variable, lo que podía repercutir en un incremento de su pensión, que operaba en un 74 por ciento sobre esa base. Como consideró que era injusto, renunció a un 20 por ciento de su prejubilación para no perjudicar a la Caja, a la cual sirve desde los años 90", ha profundizado en declaraciones a los medios.
El abogado ha explicado que Manuel Escribano ha repasado con detalle y sinceridad lo acontecido en Caja Segovia, si bien ha insistido en que no ha pasado nada fuera de la legalidad ni ha habido infracción jurídica alguna. "Todo se ha hecho con luz y taquígrafos, contando con informes externos", ha perseverado.
Según ha dicho, en 2010 se llevaron a cabo cinco auditorías por diferentes circunstancias de la integración de Caja Segovia en Bankia sin que hubiera incidencias destacables ni comentarios acerca de las prejubilaciones millonarias.
El representante legal, quien ha asegurado que desconoce si ocho directivos se repartieron 34 millones en concepto de retribuciones y prejubilaciones, como asegura UPyD, ha advertido de que las aportaciones millonarias, aunque parezcan "obscenas" en tiempos de crisis, son absolutamente legales. Ha señalado, por tanto, que no se debe imputar delitos a personas que están cobrando una buena pensión por el hecho de que otros estén en el paro o en un ERE.
"Existen esas injusticias, pero no se pueden reconvertir en delito y difamar injustamente de modo injurioso", ha dicho Rodríguez, quien se ha quejado de que la ciudadanía está informada por unos medios que "están engañados" por otras personas --en referencia a UPyD-- y recibiendo información "falsa y tergiversada".
"DAÑO MORAL IRREPARABLE"
El representante legal ha señalado que el exdirector general se ha referido durante la testifical al despegue que la entidad tuvo gracias a él y que, preguntado por los perjuicios que le ha causado este caso, ha indicado que le ha ocasionado daños morales "absolutos", hasta el punto de que tuvo que vender su casa de Segovia.
Según ha dicho, Escribano pasó de ser querido por el 90 por ciento de los ciudadanos a ser considerado un delincuente por ese mismo porcentaje de personas, lo que supone un "daño moral irreparable" para alguien que ha actuado "con ética y honradez". Además, ha apuntado que dejaron de llegarle ofertas laborales.
El abogado Andrés Herzog, miembro del Comité de Dirección de UPyD, ha criticado por su parte que el exdirector haya hecho un continuo ejercicio de autobombo, haya insistido en las "maravillas" de su resultado económico y se le haya "olvidado" contrastar todo ello con la realidad de que Caja Segovia desapareció con una deuda "bastante importante" contraída por la fundación resultante.
"Han sido todo autoalabanzas", ha vuelto a reprochar Herzog, quien ha lamentado que Escribano haya trasladado la idea de que el plan de jubilaciones multimillonario fue un "acto de sacrificio" del Comité de Dirección porque era menos beneficioso que el de los empleados.
"Se prejubiló por generosidad y porque no quería que la Caja siguiera pagando su sueldo en una situación en que iba a tener menos competencias, pero no ha explicado por qué se asignó una pensión del cien por cien de su sueldo tras la jubilación", ha espetado el representante de UPyD, a la vez que ha indicado que lo único que ha comentado el exdirector es que en 2010 el plan de prejubilaciones se dotó de once millones por exigencia de auditores externos.
Herzog ha recordado que el sueldo de Escribano ascendió el último año a más de 800.000 euros de retribución fija. Al respecto, ha considerado "escandaloso" que una persona jubilada con 65 años cobre esa misma cuantía año tras año y presente esta situación como "un sacrificio a favor de la Caja". "Discrepamos con esa visión triunfalista de su gestión", ha zanjado.