Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extremadura, vivienda protegida para todos

Piso de 80 m2 con garaje en el centro de Mérida por 60.000 euros. Piso de 120 m2, cuatro dormitorios con garaje y trastero, alrededor de 120.000 €. Hipotecas de 300 €. No parece España, pero lo es. Son viviendas de protección oficial ofertadas por la Junta de Extremadura. Extremadura es la provincia con el precio de vivienda más barato pero, al mismo tiempo, "es la comunidad en la que se aplica un menor porcentaje del sueldo para la vivienda", señala Antonio Serano, de la Consejería de Fomento.
En esta comunidad, el precio de la mano de obra y de los materiales es igual que en el resto del Estado, pero "lo que ocurre es que la Junta recalifica terrenos propios a reurbanizables con la condición de que todo lo que se haga en ese terreno sean viviendas de este tipo", del Programa Especial. En este programa, las viviendas no pueden superar los 60.000 € de precio. Esto supone que el margen de beneficio de los promotores es amplio pero no desmesurado.
Aunque "en nuestro caso, el precio del módulo ha subido un 15%", la subida se compensa "con la aumento de las subvenciones para que la carga de la compra no recaiga sobre los ciudadanos", explica Serrano. Sin embargo, esta subida del módulo no afecta a todas las viviendas protegidas. Como señala José Timón, Director General de Arquitectura y Programa Especial de Viviendas de la Junta, "las viviendas del Programa Especial sólo han subido el IPC desde 2004".
Con estos precios "el 80% de la población puede acceder a VPO", ya sea del Programa Especial, de las que se han construido más de 11.000 desde el 2004, como del resto de viviendas de protección oficial. En total, desde el 2004 se han construido unas 22.000 VPO. El gran perdedor, el alquiler. Todo el mundo accede a la vivienda por la compra.