Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FCC sube 1,16% en Bolsa tras la entrada de CaixaBank en el grupo

FCC subió un 1,16% en la sesión de Bolsa de este lunes, después de que el pasado viernes anunciara la entrada en su capital de CaixaBank, que tomó un 2,5% de su accionariado de forma indirecta.
Los títulos del grupo de construcción y servicios concluyeron la jornada a 16,640 euros, su precio máximo de cierre desde mediados del pasado mes de febrero, si bien durante la negociación llego a marcar la cota de los 17 euros por acción.
CaixaBank se convirtió el pasado viernes en accionista de FCC al asociarse con Esther Koplowtiz en B-98, la sociedad instrumental a través de la que la empresaria controla un 50,1% de la constructora.
En concreto, la entidad tomó un 5% de B-98, porcentaje que hasta ahora estaba en manos de la familia Aguinaga, y que, de forma indirecta, le otorga una participación del 2,5% en FCC.
Esther Koplowitz sigue controlando el 90% de B-98, donde continúa contando como socio con Bodegas Faustino, que tiene el 5% restante de la firma instrumental.
CaixaBank desembarca en FCC, que tiene sede social en Barcelona, después de que el pasado año lo hiciera Bill Gates, con un 5,7%, y George Soros, con una inversión minoritaria.
Asimismo, la entidad se alía con Koplowitz días después de que el grupo de construcción y servicios cerrara la refinanciación de 4.512 millones de deuda.
La reestructuración de este pasivo constituye uno de los ejes del plan estratégico que la compañía puso en marcha el pasado año con el fin de recortar su deuda y volver a beneficios. Otro de los pilares de este plan pasa por la venta de un conjunto de activos no estratégicos por un importe total de 2.200 millones de euros, de los que ya ha cerrado desinversiones por unos 1.000 millones.