Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FCC se adjudica la gestión de residuos de instalaciones de Tata Steel en Reino Unido

FCC se ha hecho con el contrato de gestión integral de los residuos de las instalaciones del fabricante de acero Tata Steel en Reino Unido durante un periodo de dos años, según datos de la compañía de construcción y servicios.
El contrato refuerza la división británica de servicios del grupo, FCC Environment, en el marco de la estrategia de la compañía de potenciar la actividad de servicios y tratamiento y gestión de residuos en Reino Unido.
FCC se encargará de recoger y tratar todos los residuos que se generen en la instalación que la firma productora de acero del grupo indio tiene en el condado de South Yorkshire durante un periodo de dos años.
De su lado, con la contratación de este servicio, Tata Steel busca lograr los objetivos en materia de reciclaje fijados en su estrategia de Responsabilidad Social Corporativa, especialmente el de conseguir que ninguno de sus residuos se destinen a vertederos.
Para ello, FCC Environment separará en origen los residuos que genere la planta, en peligrosos y no peligrosos, e implementará múltiples soluciones de reciclado.
Tata Steel es uno de los mayores productores de acero del mundo, con una capacidad para general más de 29 millones de toneladas de este material al año y 80.000 empleados en cuatro continentes.
FCC Environment, la filial de servicios de FCC en Reino Unido, aportó el 29,2% de los ingresos de esta división de la compañía el pasado año. En concreto, generó 809 millones de euros, un 0,3% más que un año antes.
El plan estratégico que FCC puso en marcha el pasado año contempla como uno de los principales ejes de su división de servicios medioambientales el "reposicionamiento y la potenciación" de la actividad de servicios de tratamiento y gestión de residuos en Reino Unido, y el "aumento de su especialización en sectores de alto potencial, como los residuos peligrosos o los derivados de la industria química".