Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI y el Banco Mundial discrepan sobre la intensidad de la recesión en América Latina

El responsable del Departamento de Investigación del FMI, Jorg Decressin, durante la rueda de prensa que ofreció en Washington, Estados Unidos. El mundo sufrirá este año la recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, con una contracción del 1,3%, según el FMI. EFEtelecinco.es
El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial creen que América Latina entrará en recesión este año, pero no se ponen de acuerdo sobre la intensidad de la misma, que será, según el primero, más grave que según el segundo.
El FMI, que pronosticó hoy una contracción global del 1,3 por ciento para 2009 prevé un crecimiento negativo en la región de un 1,5 por ciento este año.
El organismo adelanta que América Latina repunte en 2010, con un crecimiento del 1,6 por ciento.
Por el contrario el Banco pronostica que la contracción será de solo el 0,6 por ciento este año y que el crecimiento rondará el 2,2 por ciento el próximo ejercicio.
Similares discrepancias se producen en las proyecciones por países.
Así, mientras que el Fondo proyecta una contracción del 3,7 por ciento en México este año, el Banco Mundial cree que será solo del 2 por ciento.
El país crecerá un 1,8 por ciento en 2010 según el Banco y el 1 por ciento según el FMI.
Augusto de la Torre, economista jefe del Banco Mundial para América Latina, explicó hoy en rueda de prensa que hay "una bifurcación de percepciones" entre los analistas que están en Wall Street y los que están en América Latina.
De la Torre subrayó que los analistas que están en Wall Street "son más negativos", y añadió que los economistas del Fondo Monetario Internacional (FMI) parecen estar viendo la situación con "los ojos del centro", en lugar de con los de la periferia.
Reconoció, de todos modos, que el ser "pronosticador" es un trabajo difícil en los tiempos que vivimos y recordó que desde la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers, a mediados de septiembre pasado, las predicciones parecen actualizarse a un ritmo semanal.
Las dos instituciones están de acuerdo en que Latinoamérica hace frente a la crisis mejor pertrechada que en el pasado gracias a las reformas macroeconómicas de los últimos años.
A diferencia de ocasiones anteriores, la actual crisis encuentra a América Latina con balances más robustos y con una menor vinculación al sector financiero de los países ricos que la de otros países en desarrollo.
Aun así, persisten los riesgos y el "principal peligro", según el FMI, es que un prolongado desapalancamiento en las economías avanzadas conduzca a una paralización duradera en los flujos de capital hacia la zona, lo que forzaría a fuertes ajustes internos.
Al mismo tiempo, la caída adicional de las materias primas tendría un efecto "nocivo" sobre las exportaciones y el crecimiento en la mayoría de la región.
El Fondo considera que el principal desafío para la zona es suavizar el ajuste a los impactos externos.
Menciona, en ese sentido, que dada la apertura y dependencia de la región de los flujos de capital, los países deben equilibrar las ventajas de las políticas contracíclicas con las desventajas de mermar la confianza de los inversores foráneos, lo que encarecería los préstamos y reduciría las entradas de capital aún más.
El Fondo subraya que los distintos países tienen diferentes márgenes de maniobrabilidad fiscal, dependiendo de las políticas aplicadas durante los años de bonanza.
El organismo destaca también que la política monetaria y fiscal es "particularmente compleja".
El informe del Fondo apunta, en ese sentido, que los bancos centrales con tipos de cambio más flexibles y objetivos de inflación creíbles, como Brasil, Chile, Colombia y México, tendrán espacio para recortes adicionales de los tipos de interés, sobre todo si la inflación sigue desacelerándose.
Por lo demás, el Fondo recomienda a los países del área mantener las políticas necesarias para garantizar la liquidez en el sistema y evitar así una verdadera crisis crediticia.
El FMI hizo hincapié también en que el mercado ha diferenciado entre países.
Así, mientras que el acceso a préstamos se ha encarecido de forma sustancial para algunos como Argentina, Ecuador y Venezuela, sigue siendo relativamente bajo para otros como Brasil, Chile, Colombia, México y Perú.
Por lo demás, los principales bancos de desarrollo anunciaron hoy que concederán 90.000 millones de dólares en préstamos a América Latina y el Caribe durante los próximos dos años, en un esfuerzo conjunto para estimular el crecimiento.
En la iniciativa, participan el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM), la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco de Desarrollo del Caribe (CBD) y el Banco Interamericano de Integración Económica (CABEI).