Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI cree que el dato de PIB es una buena noticia, aunque no garantiza el final de la crisis en España

Insiste en la necesidad de igualar la indemnización de contratos temporales y fijos y eliminar la indexación salarial
El Fondo Monetario Internacional ha asegurado que el dato del PIB del tercer trimestre publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) (0,3% en tasa intertrimestral) supone una buena noticia, aunque no garantiza el final de la crisis en España.
Así lo ha puesto de manifiesto el asesor del departamento de Europa del FMI Helge Berger, en una rueda de prensa en la sede de Fedea para presentar el libro 'Jobs and Growth: Supporting the European Recovery', acompañado por otros miembros del Fondo, como la economista Jesmin Rahman, el economista Martin Schindler y el asesor Antonio Spilimbergo.
Por su parte, Spilimbergo se ha referido a la situación laboral de España y otros países europeos y ha asegurado que la última reforma implementada por el Ejecutivo va "en la buena dirección", aunque hay que seguir dando pasos en el ámbito laboral para mejorar la situación de los trabajadores y reducir la dualidad del mercado.
Aunque Spilimbergo no ha querido emitir recomendaciones concretas para el caso español, el libro sí analiza la situación del país y subraya la posibilidad de fortalecer la última reforma del mercado laboral con nuevas medidas, como la armonización de las indemnizaciones por despido en contratos temporales y fijos.
De la misma forma, en el libro se sugiere la eliminación de la indexación automática de los salarios y de la ultraactividad, que implica la renovación automática de los convenios colectivos. Además, resalta la necesidad de que los políticos diseñen planes de contingencia por si estas reformas no se implementan lo suficientemente rápido.
A nivel europeo, el FMI también resalta la necesidad de seguir con reformas laborales y luchar contra las desventajas de la dualidad. A su parecer, un esfuerzo global de reforma que incluya los mercados de productos y de servicios podría aportar "sustanciales beneficios". De hecho, afirma que la aplicación global de reformas tributarias y en los mercados de productos y trabajo podría elevar el PIB en un 4% a medio plazo y hasta un 12% a largo plazo, según un simulador.
En cualquier caso, el FMI considera "esenciales" las reformas estructurales para mejorar la capacidad de crecimiento de las economías a largo plazo, haciendo un uso más intensivo de los recursos y una mayor productividad. En este sentido, recuerda que las reformas globales son más eficaces que las parciales y que los cambios deben adaptarse a las necesidades de cada país.
CRECIMIENTO FRÁGIL A MEDIO PLAZO
Por otro lado, el FMI afirma en el libro que el crecimiento europeo se mantendrá frágil en el medio plazo, debido a las persistentes deficencias y vulnerabilidades a nivel de los países y en la estructura de las instituciones y bancos europeos, sobre todo en la zona euro.
Asimismo, advierte de que los niveles tan elevados de desempleo y deuda podrían persistir durante años en muchos países sin un fuerte crecimiento, "prolongando el dolor de la crisis mucho más tiempo". "La consiguiente erosión de su capital humano podría frenar el crecimiento potencial en Europa durante una generación", alerta.
Según el FMI, a pesar de los esfuerzos hechos durante la crisis, el crecimiento y el empleo siguen siendo "frágiles" y las perspectivas de una expansión vigorosa son "modestas". Además, el desempleo se mantiene alto en casi todos los países y los balances de bancos, sector público, empresas y hogares siguen siendo una fuente de dificultades.
EL DESPALANCAMIENTO PONE EN RIESGO LA RECUPERACIÓN
En este sentido, el Fondo alerta de que la tarea de desendeudarse para estos agentes no será fácil, mientras que la necesidad de desapalancar las economías con menos consumo, inversión y gasto público neto pone en peligro la recuperación. En cualquier caso, asegura que la aplicación de buenas políticas puede mitigar los costos de este desendeudamiento a corto plazo.
Entre estas medidas, el FMI destaca el establecimiento de microestructuras más eficaces para facilitar la reducción del sobreendeudamiento del sector privado, la fijación de una secuencia adecuada abordando primero el desapalancamiento del sector privado, el diseño de una consolidación fiscal con poco impacto sobre el crecimiento y las reformas estructurales.