Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe del FMI alerta de que la "tercera ola" de crisis llega a los países pobres

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, advirtió hoy de que los problemas económicos pueden ocasionar "una calamidad económica y humanitaria" en los países pobres, que se ven sacudidos por la "tercera ola" de la crisis.
Strauss-Kahn dijo que 22 países están en la cuerda floja por la falta de financiación y que necesitarán por lo menos 25.000 millones de dólares este año en préstamos en condiciones ventajosas para no ser engullidos por la crisis.
La mayoría están en África, aunque el grupo también incluye a Honduras, Mongolia y Vietnam, por ejemplo.
En un discurso hoy en Washington el jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) instó a los países avanzados que al tiempo que gastan miles de millones de dólares en reflotar su sistema bancario y estimular su economía, también hallen espacio en sus presupuestos para ayudar a las naciones pobres.
El Banco Mundial ha alertado de que la crisis podría empujar a 53 millones de personas adicionales a la pobreza y doblar la mortalidad infantil, hasta los 2,8 millones.
La posibilidad de un deterioro de tal magnitud en las condiciones sociales de los países pobres causa "una preocupación grave sobre la estabilidad política" en esas naciones, dijo Strauss-Kahn en la Institución Brookings, un centro de estudios independiente de Washington.
El Fondo divulgó hoy un análisis sobre el tema, en el que recalca que la crisis ha reducido la demanda de exportaciones de los países pobres, la entrada de inversión externa y las remesas.
Por ello, la entidad pronostica que como grupo los países pobres crecerán en el 2009 "algo más de un cuatro por ciento", la mitad de lo anticipado hace un año.
En términos per cápita, esa cifra equivale "a un estancamiento en el mejor de los casos y posiblemente una contracción", según el informe.
Strauss-Kahn reconoció que la cifra de 25.000 millones de dólares que se necesitan para prevenir el hundimiento de los 22 países más vulnerables podría incrementarse "mucho más", dadas las malas perspectivas de la economía mundial.
"Podríamos llegar a 50 países (vulnerables) si las cosas empeoran", alertó.
El Fondo ha aumentado sus préstamos a las naciones pobres de 600 millones de dólares en 2007 a 5.400 millones el año pasado y Strauss-Kahn dijo que pretende que lleguen a 11.000 millones en los próximos cinco años.
Esa cifra deja un agujero sustancial para los países donantes.