Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI alienta la toma de riesgos económicos a la vez que alerta ante el exceso de riesgos financieros

La dependencia de la recuperación mundial de las políticas monetarias expansivas evidencia la existencia de un desequilibrio a causa del insuficiente riesgo económico en las economías avanzadas, mientras la prolongada relajación monetaria puede propiciar una toma de riesgos excesiva, según señala el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe sobre 'Estabilidad financiera global'.
"La política monetaria acomodaticia sigue siendo esencial para apoyar a la economía, lo cual se logra al alentar la toma de riesgos económicos en las economías avanzadas a través de un aumento del gasto real por parte de los hogares y una mayor voluntad de las empresas para invertir y contratar", apunta la institución.
En opinión del FMI, el impacto de estas políticas ha sido limitado e irregular, con mejores resultados hasta la fecha en EEUU y Japón en comparación con Europa y las economías emergentes.
Por contra, los autores del informe advierten de que "una holgura monetaria prolongada" puede propiciar también excesos en la toma de riesgos financieros.
"Las políticas monetarias expansivas se enfrentan a la disyuntiva entre los beneficios económicos y los riesgos para la estabilidad financiera", señala la institución, que considera que "si bien los beneficios económicos se están haciendo más evidentes en algunas economías", los riesgos de mercado y de liquidez han aumentado a niveles que podrían comprometer la estabilidad financiera si no se toman medidas al respecto.
A este respecto, el informe apunta que la forma más eficaz de salvaguardar la estabilidad financiera y mejorar el equilibrio entre riesgos económicos y financieros es adoptar políticas que faciliten la transmisión de la política monetaria, promoviendo así la toma de riesgos económicos, y poner en marcha medidas macroprudenciales que aborden el problema de los excesos financieros.