Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI rebaja dos décimas sus previsiones de crecimiento del PIB mundial en 2016 y 2017

El crecimiento mundial puede descarrilar si no se manejan adecuadamente los retos de la economía, advierte la institución
La economía mundial crecerá este año y el siguiente a un ritmo dos décimas más lento de lo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) preveía el pasado mes de octubre, según los nuevos pronósticos de la institución, que ahora espera una expansión del 3,4% en 2016 y del 3,6% en 2017.
Este empeoramiento de las expectativas de crecimiento responde a un ritmo de crecimiento menos vigoroso entre las economías avanzadas, cuya tasa de expansión ha sido revisada una décima a la baja por la institución en 2016 y 2017, hasta el 2,1% en ambos casos, mientras que el FMI ha recortado sus previsiones para los países emergentes, cuyo crecimiento en 2016 será del 4,3%, dos décimas menos de los estimado en octubre, y del 4,7%, frente al 4,9% anticipado con anterioridad.
"El panorama de las economías de mercados emergentes y en desarrollo es variado, pero en muchos casos plantea retos", advierte el FMI en referencia a la desaceleración y el reequilibramiento de la economía china, la caída de los precios de las materias primas y las tensiones a las que se encuentran sometidas algunas de las principales economías emergentes.
Entre las economías desarrolladas, la institución recorta dos décimas sus previsiones de crecimiento para EEUU en 2016 y 2016, que pasan así a situarse en el 2,6% cada año respectivamente.
En cuanto a la eurozona, el FMI mejora una décima su previsión de 2016, hasta el 1,7%, y mantiene la del próximo año en el 1,7%, mientras en el caso de Japón mantiene en el 1% el pronóstico para este año, pero reduce una décima su previsión de 2017, hasta el 0,3%.
Por su parte, entre las principales economías emergentes el FMI prevé que China crecerá este año un 6,3% y un 6% en 2017, en línea con sus pronósticos de octubre, mientras también mantiene las perspectivas de crecimiento para India, en el 7,5% cada año respectivamente.
Sin embargo, la institución recorta drásticamente sus pronósticos para la región de América Latina y Caribe, que en 2016 muestran una caída del 0,3%, lo que supone una reducción de 1,1 puntos porcentuales con respecto al pronóstico de octubre, mientras que para 2017 augura un crecimiento del PIB de la región del 1,6%, siete décimas menos que antes.
Entre las economías de la región, el pronóstico del FMI es particularmente duro con Brasil, que ve reducidas en 2,5 y 2,3 puntos porcentuales su previsiones para 2016 y 2017, respectivamente. De este modo, el país sudamericano se contraerá este año un 3,5%, tras retroceder un 3,8% en 2015, mientras que en 2017 su economía permanecerá estancada.
"Los riesgos para las perspectivas mundiales continúan inclinándose a la baja y están relacionados con los ajustes que están ocurriendo en la economía mundial, incluyendo la desaceleración generalizada de las economías emergentes, el reequilibramiento de China, la caída de los precios de las materias primas y el repliegue paulatino de las condiciones monetarias en Estados Unidos", señala el Fondo, que advierte de que "si estos retos no se manejan adecuadamente, el crecimiento mundial podría descarrilarse".