Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Facua ve "ridícula" la cuantía de la multa a las tabaqueras por anunciarse en máquinas expendedoras

El Comisionado para el Mercado de Tabacos sanciona con 300.000 euros cada una a Altadis, Phillip Morris, BAT y JTI
Facua-Consumidores en Acción ha calificado de "ridícula" la cuantía de las sanciones impuesta a Altadis, Phillip Morris, BAT y JTI por parte del Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT) tras haber detectado que se habían publicitado de manera irregular en máquinas expendedoras de cigarrillos.
En concreto, el CMT ha multado con 300.000 euros a cada una de las cuatro compañías, la sanción máxima, después de que técnicos de dicho organismo dependiente de Hacienda detectaran que las tabaqueras habían pagado por promocionar y priorizar sus marcas en las máquinas expendedoras a estancos y demás minoristas del sector, según ha informado este miércoles 'El Pais' y han confirmado a Europa Press en fuentes del Ministerio de Hacienda.
Tanto los estancos como los demás minoristas del sector están sujetos a una "obligada neutralidad", según dicta la ley.
La normativa del sector penaliza "el ofrecimiento por los fabricantes (*) a los expendedores o a los puntos de venta con recargo de un margen directo o indirecto distinto al fijado legalmente", tal y como marca el artículo 52 de la Ley 13/1998, referente a la Ordenación del Mercado de Tabacos y Normativa Tributaria.
La asociación entiende que las multas "no guardan proporción con la gravedad de las irregularidades cometidas por los grandes fabricantes". Ante esta situación, Facua ha reclamado al Gobierno que modifique la Ley de Ordenación del Mercado de Tabacos para aumentar el marco sancionador con el fin de aumentar su poder disuasorio y de evitar que se sigan consumando en el futuro "irregularidades semejantes".
Tras abrir el CMT expediente sancionador a los fabricantes, sus técnicos constataron el fraude, según ha señalado la asociación de consumidores. Para hacer frente a esta infracción, calificada como muy grave, las multas previstas oscilan entre los 120.202,42 y los 300.506,05 de euros.