Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FeS-UGT eleva a más de 167.000 millones las ayudas públicas a la banca

El sector financiero ha perdido 57.000 puestos de trabajo desde 2008
FeS-UGT eleva a 167.460 millones de euros el conjunto de las ayudas públicas a las entidades financieras españolas, frente a los 61.366 millones que calcula el Banco de España en forma de capital directo, según un informe elaborado por el sindicato sobre las ayudas públicas en el proceso de recapitalización de la banca española.
El informe tiene en cuenta para este cálculo otras ayudas consideradas como tal por la CE e incluso detalla otros mecanismos que añaden liquidez al sistema y que no tienen la categoría de ayudas. Éstas forman parte, según incide FeS-UGT, de la garantía y riesgo del sistema financiero, con lo que estima que las ayudas públicas ascienden a 1,2 billones.
El sindicato también pone el acento en que la reestructuración se deja sentir sobre todo en los trabajadores, y advierte de que el sector ha perdido 57.000 puestos de trabajado desde 2008 sumando los empleos que desaparecerán en los procesos abiertos actualmente.
"La aplicación de la reforma laboral actúa como catalizador en el proceso de incremento del paro en el sector, contrariamente a lo que expresa el Gobierno", reprochan desde FeS-UGT.
El sindicato subraya que no pretende ofrecer una opinión "ni alarmista ni demagógica" sobre la intervención pública en el sector financiero, sino que la defiende. Eso sí, insta a recuperar "hasta el último céntimo" de los recursos facilitados, ya que parte de algunos en forma de capital (Banco de Valencia, CCM, CAM y Unnim) no se recuperarán.
Por todo ello, aboga por crear una banca pública "potente y eficaz" destinada a facilitar el flujo del crédito a pymes y familias, con el fin de garantizar el ahorro de las familias y de permitir una mayor estabilidad de empleo en el sector. "Esto exige un giro de 180 grados en la actual forma en la que se está abordando la reestructuración del sistema financiero", concluye el informe.