Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fed no anunciará "ninguna novedad" en política monetaria en su reunión de mañana

La Reserva Federal estadounidense (Fed) no anunciará "ninguna novedad" en su política monetaria después de la reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) que tendrá lugar mañana, por lo que habrá que esperar a la evolución de los mercados para determinar si se producirán nuevas subidas de tipos de interés a lo largo de este año, según han indicado los analistas consultados por Europa Press.
"En esta ocasión la Fed no moverá ficha", ha asegurado el analista de Self Bank Felipe López-Gálvez, que recuerda que tras su reunión, el FOMC sólo dará a conocer un comunicado, por lo que no se actualizarán las previsiones económicas ni habrá rueda de prensa de la presidenta de la institución, Janet Yellen.
Sin embargo, el director de Riesgos de Ebury ha instado a observar el "tono" del comunicado, que considera "clave para medir el grado en el que la volatilidad financiera está afectando a las intenciones" de la Fed de subir los tipos un cuarto de punto al trimestre, hasta finalizar el año con los tipos situados en un rango objetivo de entre el 0,75% y el 1%.
Por su parte, el analista de IG Markets Daniel Pingarrón ha considerado que la reunión "podría sentar bien a las Bolsas y al petróleo" si la Fed opta por emplear una "fórmula parecida" a la reunión de diciembre e indica que "las condiciones actuales de los mercados recomiendan un ritmo muy lento de subidas", además de mostrar su confianza en la economía estadounidense.
LA "CREDIBILIDAD" DE LA FED.
"Los bancos centrales utilizan las ruedas de prensa como una medida más de política monetaria", ha advertido el analista de XTB Carlos Fernández, que considera que la decisión de la Fed de subir los tipos de interés después de nueve años el pasado mes de diciembre tenía como objetivo que la institución "mantuviera su credibilidad".
"Yellen anunció a lo largo del año que, al menos, habría una subida de tipos de interés en 2015, por lo que se vio obligada a realizarla", ha asegurado Fernández, que considera que la volatilidad que ha sacudido a los mercados desde comienzos de año "no favorece a que se decidan nuevas subidas de tipos".
"Las dudas sobre el crecimiento en China están arrastrando al resto de emergentes y es previsible que la desaceleración termine sintiéndose también en Estados Unidos, ha afirmado el analista de XTB, que se muestra "escéptico" ante la posibilidad de que se produzcan nuevas subidas próximamente.
BUENOS DATOS DE EMPLEO.
Frente a esta opinión, Díaz-Álvarez considera que la volatilidad no está afectando al mercado laboral estadounidense, uno de los principales datos que toma en cuenta la Fed para su toma de decisiones y que según el último informe de empleo, "Estados Unidos sigue generando puestos de trabajo a fuerte ritmo", ha recordado.
En la misma línea, López-Gálvez ha afirmado que "lo más positivo de la reunión de diciembre fue la unanimidad dentro del seno de la Fed", por lo que considera que el comité presidido por Yellen "confía en que la economía está preparada para ello".
"También tranquilizó saber que el ritmo de subida será gradual, lo que establece una hoja de ruta para el futuro y elimina la incertidumbre que durante 2015 precedió a todas y cada una de las reuniones del organismo", ha subrayado el analista de Self Bank.