Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fed muestra su preocupación por el impacto negativo de la debilidad de la eurozona en la economía de EE.UU.

La Fed teme que su orientación sobre la evolución de los tipos sea "malinterpretada"
Varios miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mostraron en la última reunión del organismo sus preocupación por que el debilitamiento de la economía de la eurozona tenga un impacto negativo en la estadounidense.
"Varios participantes expresaron su preocupación por que un crecimiento económico y una inflación persistentemente a la baja en la eurozona puedan llevar a una mayor apreciación del dólar y tener efectos negativos en el sector exterior de Estados Unidos", recogen las actas de la última reunión del FOMC.
Sin embargo, la situación de la eurozona no es lo único que preocupa a los miembros del Comité, ya que también creen que un menor crecimiento económico en China o Japón o acontecimientos inesperados en Oriente Medio y Ucrania representan "un riesgo similar".
Por otro lado, los miembro del FOMC han mostrado su preocupación por que su afirmación de que los tipos de interés seguirán bajos durante un "tiempo considerable" sea "malinterpretada como un compromiso" más que como una variable que depende los datos.
Según recogen las actas, los miembros de la Fed incidieron en que el momento de la primera subida de tipos y su senda posterior dependerán de los datos que se vayan conociendo y sus implicaciones para la perspectiva futura.
En este sentido, algunos participantes apuntaron que la actual previsión sobre los tipos sugiere un "periodo más largo" antes de que comiencen a elevarse los tipos y una senda posterior más gradual de lo que parece apropiado dadas las condiciones económicas y financieras.
Por ello, el FOMC hizo énfasis en que la actual orientación de los tipos no indica que la primera subida de tendrá lugar de forma mecánica después de un periodo de tiempo concreto tras el fin del actual programa de compra de activos.
De hecho, los miembros del Comité recalcaron que si el empleo y la inflación regresan a su objetivo antes de la previsto, la primera subida de tipos se realizada antes de lo que esperan actualmente los miembros del comité, y viceversa.
Asimismo, algunos participantes subrayaron que, en su opinión, posibles cambios en esta orientación podrían ser malinterpretados como una señal de un "cambio fundamental" en la política de la institución que podría traducirse en un ajuste no intencionado de las condiciones financieras.