Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Federación del Taxi de Madrid protesta contra Uber y pide que se agilicen expedientes y sanciones

Taxistas convocados por la Federación Profesional del Taxi de Madrid se han manifestado este martes en protesta por la entrada de la aplicación Uber en la región y para reclamar, ante ello, que la administración aumente la vigilancia contra el instrusismo y se agilicen los expedientes y las sanciones.
Los manifestantes han partido de la estación de Atocha y han discurrido por el Paseo del Prado --con una cabecera formada por algunos taxis-- hasta llegar al Ayuntamiento. Según la asociación, más de 1.000 taxistas habrían secundado la marcha.
El presidente de la Federación Profesional del Taxi, Julio Sanz, ha explicado a Europa Press que la protesta se ha realizado sin incidentes y de forma correcta para expresar el rechazo del sector contra Uber, plataforma que pone en peligro el "sustento" de casi 25.000 familias que dependen directa o indirectamente de este sector.
Sanz ha reclamado a las diferentes administraciones "soluciones" contra esta aplicación y exigen más vigilancia y la agilización de inspecciones y sanciones. En caso contraria, ha avanzado que las protestas se intensificarán.
A su juicio, existe normativa suficiente para "paralizar" la entrada de esta aplicación y aboga por exigir a Uber su listado de conductores asociados para la inspección, aplicándose de forma rápida multas e inmovilización del vehículo si realizan tareas de transporte.
También ha detallado que se han producido paros parciales de compañeros en la estación de Atocha y en el aeropuerto de Barajas. Aparte, ha dicho que se ofreció al resto de asociaciones y cooperativas participar conjuntamente en esta protesta, pero lo rechazaron.
Por su parte, la edil socialista Ruth Porta ha acudido a la manifestación para respaldar la postura de los taxistas contra Uber, una empresa que "opera sin las licencias requeridas y sin pagar impuestos, por tanto, de forma ilegal y fomentando la economía sumergida".
"Es intolerable que después de que los taxistas lo vinieran denunciando con suficiente anticipación, hoy nos encontremos con este servicio ilegal, totalmente operativo", ha añadido la edil para reclamar nuevas regulaciones sobre este fenómeno a los gobiernos regional y central.
"Si González y Rajoy no actúan, no es por que no puedan, si no porque no quieren", ha añadido Porta para quien se está permitiendo a esta empresa que "campe por sus respectos por todo el país".