Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo proclama que "la alianza con Pemex aún puede y tiene que dar más de sí"

Defiende que 600 millones son una cifra "lo suficientemente elocuente" para quienes veían "una estafa electoral" el acuerdo con la petrolera
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha manifestado que "la alianza con Pemex aún puede y tiene que dar más de sí", después de la adjudicación para los astilleros de Navantia y Barreras de dos buques hotel por unos 150 millones de euros cada uno y que suponen carga de trabajo durante 30 meses, además de "reforzar la marca Galicia".
"Es una buena noticia que Galicia no va a desaprovechar", ha sentenciado Feijóo, quien ha señalado que los 300 millones de los floteles junto con los otros 300 ligados a los compromisos adquirido por la petrolera mexicana con Barreras en la ría de Vigo suman 600 millones que significan "más empleo, carga de trabajo" y "esperanza fundada" para el naval, que "empieza a funcionar" en la comunidad.
En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de su Ejecutivo, ha dado por hecho que esta adjudicación también influirá en la confianza hacia Galicia, cuya marca se verá "reforzada" y que tendrá efectos sobre la "internacionalización" de la economía. No en vano, ha augurado que será "un paso previo a tener más contratos".
Con todo, ha rechazado concretar qué nuevos proyectos podrían venir de la mano de esta alianza, con el argumento de que la Xunta "sólo va informar cuando haya contratos" y si "tiene presencia en la negociación", apoyándose en que así lo ha hecho con respecto a los dos floteles ahora confirmados.
Sí ha abogado por seguir trabajando para impulsar la capacidad de Navantia, con nuevos pedidos como el alcanzado para diseñar un buque LHD para la armada turca y para conseguir más carga de trabajo en los astilleros privados, después de despejarse el horizonte del 'tax lease' con el visto bueno explícito de la Comisión Europea (CE).
REPROCHES A LA OPOSICIÓN
Por otra parte, ha señalado que los 600 millones derivados del acuerdo con Pemex son "una cifra lo suficientemente elocuente para todos los que decían que la alianza era una estafa electoral, un reclamo político o una gran mentira".
Sobre el retraso para que se materializase la inversión, el presidente ha insistido en los cambios de gobierno en México y de gestores en Pemex y ha instado a "preguntar" a algún astillero cuantos "meses" suelen "pasar" desde que se firma un contrato naval hasta que "se empieza el barco", para concluir que "quien no quiere entenderlo, no lo entiende".
Al margen de sus reproches dirigidos a las fuerzas de la oposición, que pusieron en duda reiteradamente que hubiese contratos en los últimos meses, Feijóo ha reiterado que la adjudicación de los floteles es "una buena noticia que garantiza el empleo, que hace justicia a los méritos del naval y que beneficia a Galicia y España".
RECONOCIMIENTO A RAJOY
En esta coyuntura, ha agradecido el trabajo hecho por el exconselleiro de Economía e Industria Javier Guerra y por el actual titular de la cartera económica de la Xunta, Francisco Conde, al tiempo que ha ensalzado el "compromiso" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como de los dirigentes mexicanos y de los gestores de Pemex.
Eso sí, ha evitado evaluar su propio papel en esta operación antes de subrayar que no es "la persona adecuada" para hacerlo. Sí ha valorado el de los trabajadores, "el principal garante y aval de tener una industria competitiva en el sector naval", así como el de los astilleros, "que están y estuvieron trabajando en épocas de extraordinaria dificultad".
Precisamente en este sentido, ha insistido en el "compromiso" de la Xunta con este sector "estratégico" desde que el tomó las riendas del Ejecutivo y ha ejemplificado con el "apoyo" a los astilleros privados con "más de 100 millones en avales y préstamos".
Igualmente, se ha referido al impulso de un "frente común" para negociar una solución para el 'tax lease', además de "involucrarse" en la consecución de pedidos.