Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe González: "La reforma es imprescindible pero no crea empleo"

En el acto organizado por los socialistas para conmemorar el centenario del escaño de Pablo Iglesias en las Cortes, donde se ha sentado junto al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, González ha iniciado su discurso con un análisis de la actual crisis económica y con sus dudas sobre el programa de recortes de Merkel.
González, que ha encabezado el comité de sabios encargado de diseñar un informe sobre el futuro de la UE, ha augurado un crecimiento económico próximo a cero para el conjunto de los Veintisiete, "si es que con la broma ésta que acaba de hacernos la señora Merkel no volvemos a retroceder", ha advertido.
A su juicio, el alemán era el único país que tenía margen de maniobra para hacer políticas anticíclicas y su decisión de emprender recortes sólo sirve, ha ironizado, para recordarle al PP que Alemania, como Francia o Italia, han hecho "lo que este Gobierno de improvisadores hizo antes", en alusión al Ejecutivo de Zapatero.
"En algo nos ayuda, pero no ayuda a la salida de la crisis el recorte alemán", ha insistido tras recordar que es el único país exportador de capital porque ha mantenido doce años congelados los salarios en términos reales y el resto de naciones consumían lo que ellos exportaban.
Por eso, González ha avisado de que si la UE deja de hacer esas políticas anticíclicas, cuyo margen España "ya ha agotado", el "atisbo de crecimiento" pude convertirse en decrecimiento. ambién ha apostado por llevar a cabo la reforma del sistema financiero "ya", porque "para mañana es tarde", al temer que se esté incubando "la siguiente crisis financiera".
De hecho, ha considerado que la crisis actual, cuyo origen ha situado en Estados Unidos, está afectando más gravemente a Europa porque, entre otras cuestiones, la pérdida de competitividad de la UE es mayor y, además, no ha adaptado su sistema financiero a la nueva realidad económica global.  CGS