Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández de Mesa asegura que el cuadro macroeconómico de 2015 ya incluye la ralentización en Europa

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Íñigo Fernández de Mesa, asegura que el cuadro macroeconómico en el que se basa el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2015 ya incluye la ralentización de las principales economías europeas, defendiendo así la credibilidad de las proyecciones del Gobierno.
Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, Fernández de Mesa ha comenzado reconociendo que el escenario internacional "no está exento de riesgos" para el incipiente crecimiento del PIB español. No obstante, ha asegurado que a la hora de hacer las previsiones del próximo ejercicio ya se ha tenido en cuenta esa "ralentización" en Europa y, con todo, se pronostica un aumento del PIB del 2%.
Lo mismo sucede con otros factores, como el crecimiento global o de otras regiones del mundo, o los tipos de interés o de cambio del euro, o con circunstancias excepcionales que pueden impactar en la economía española, como la situación en Oriente Próximo o la crisis de Rusia y Ucrania.
"Es un escenario macroeconómico realista, sensato y prudente, basado en hipótesis conservadoras pero adecuadas para dar la máxima credibilidad a las proyecciones", ha señalado, defendiendo que "la mejora en el ritmo de crecimiento es el resultado de un proceso de recuperación de la economía, de un mayor dinamismo de la demanda interna y de las reformas estructurales".
Además, ha recordado que muchas de las previsiones con las que se ha trabajado para hacer los Presupuestos tienen "margen de mejoría al alza" y que España "confía en la capacidad de sus socios comunitarios de implementar reformas estructurales favorecedoras del crecimiento que, junto con la política de estímulo anunciada por el Banco Central Europeo (BCE), podrían actuar como acicate de la recuperación".
MÁS CREACIÓN DE EMPLEO
A renglón seguido, el secretario de Estado ha asegurado que "tras cinco años de recesión ininterrumpida España está inmersa en un cambio de ciclo hacia un crecimiento sostenido", lo que hace que "hoy, lejos de ser un problema para Europa, se muestre como una de las economías más dinámicas y que más impulso aporta a la recuperación de la Eurozona".
Un crecimiento que, además, es "más intenso en creación de empleo" que en otras épocas, de modo que se están creando puestos de trabajo "con menos crecimiento del PIB y de forma casi simultánea a la recuperación de la actividad", sin perjudicar con ello a la corrección de los desequilibrios de la economía, como la reducción del endeudamiento privado, la corrección del déficit exterior o la reducción "en una senda equilibrada" del déficit público.
"Estamos en un entorno mucho más favorable que hace un año, y radicalmente distinto al de hace dos años. Y afrontamos el cuarto trimestre del año con perspectivas positivas, según todos los indicadores adelantados que conocemos, que se encuentran en niveles claramente expansivos", ha continuado, subrayando en particular la evolución positiva de la demanda doméstica, del préstamo nuevo o del sector exterior.