Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández admite "apenado" que consejeros de Caja Madrid deberían haber preguntado por uso de las tarjetas

El presidente de CEIM, Arturo Fernández, ha confesado sentirse "apenado" para reconocer, a renglón seguido, que los consejeros de Caja Madrid deberían "haber preguntado por el funcionamiento de las tarjetas".
En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, Fernández ha explicado que este lunes hizo una transferencia a la Fundación Caja Madrid por un valor de 37.300 euros. En este punto, el empresario ha asegurado que a los consejeros "no se les explicó" nada relativo a las tarjetas, únicamente que se destinaban a gastos de representación.
"Todos los meses nos mandaban un papel con los gastos y entendíamos que no era una tarjeta opaca. Ponía mi nombre y cuando la utilizaba mostraba mi DNI", ha detallado, después de apostillar que los consejeros entendían que la entidad "pagaba los impuestos que debía".
"Pues tienen razón. Deberíamos haber preguntado cómo funcionaba esa tarjeta pero cuando nos la dieron dijeron que no había que justificar nada, que cada mes nos dirían el gasto y (suponíamos) que la entidad se dedicaba a pagar impuestos", ha añadido el empresario.