Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ferrovial puja por el aeropuerto internacional de Denver, el más grande de Estados Unidos

El grupo presenta oferta para hacerse con el aeródromo
Ferrovial compite por hacerse con el contrato de obras de reconstrucción y ampliación, y posterior explotación, del aeropuerto internacional de Denver, que está considerado como el más grande de Estados Unidos por superficie total y el quinto con mayor tráfico del país.
La compañía que preside Rafael del Pino acaba de iniciar la puja con la presentación de su oferta para hacerse con este aeródromo, por el que compiten otras dos firmas internacionales, según informaron en fuentes del sector.
Ferrovial mantiene así su estrategia de crecimiento, mientras culmina la compra del 100% de la compañía australiana de servicios Broadspectrum, con la que se ha hecho a través de una OPA valorada en unos 515 millones de euros.
El grupo español contempla sus negocios de aeropuertos y servicios, junto con el de autopistas, como principales 'motores' de la política de crecimiento y reforzamiento de la expansión internacional que actualmente aborda.
Ferrovial ya aseguró recientemente, con ocasión de su junta de accionistas, estar preparada para abordar "nuevas operaciones de crecimiento" tras la compra de la firma australiana. Además, afirmó contar con una capacidad inversora de unos 4.000 millones.
En cuanto al proyecto de rehabilitación, ampliación y operación del aeropuerto de Denver, la compañía española competirá con el consorcio integrado por el Aeropuerto de Manchester y Plenary, y la firma Westfield.
En el caso de Ferrovial, puja por el contrato mediante un consorcio formado por varias de sus filiales y que completa la americana Saunders.
AMPLIAR CAPACIDAD.
Con el proyecto, Denver prevé ampliar su aeropuerto, "estratégicamente" ubicado en el centro del país, dado que ha superado su capacidad máxima, además de adaptarlo a los nuevos requerimientos tecnológicos y de seguridad en materia de aviación.
En la actualidad, el aeródromo registra un tráfico de unos 53 millones de pasajeros anuales, con lo que supera la cota de los 50 millones de usuarios para la que está diseñado y le convierte en el quinto mayor de Estados Unidos por volumen de usuarios y uno de los quince mayores del mundo.
El aeropuerto de Denver es uno de los que estaba en el punto de mira de Ferrovial. La compañía está también pendiente de varios aeropuertos regionales de Francia y de la privatización de cinco medianos aeródromos de Brasil.
El grupo, que en su día se interesó por entrar en Aena, controla actualmente el 25% del aeródromo londinense de Heathrow, una de las 'joyas de la corona' de la compañía, y el 50% de los también aeropuertos británicos de Aberdeen, Glasgow y Southampton.
En paralelo, la compañía está pendiente de competir por una quincena de proyectos de autopistas repartidas por todo el mundo, tras recientemente firmar el contrato de la circunvalación de Bratislava. En cuanto a la división de construcción, Ferrovial confía todo su negocio a la actividad internacional, al dar por hecho un nuevo descenso de la actividad doméstica este año.