Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fidelity señala que la banca podrá apoyar la recuperación cuando la oferta y demanda del crédito se acoplen

El director de Renta Variable de Fidelity Worldwide Investment, Paras Anand, ha afirmado, tras conocer los resultados del examen del Banco Central Europeo (BCE) a la banca, que el reto al que se enfrenta ahora el sistema financiero europeo es conseguir el acoplamiento entre la oferta y la demanda de crédito para poder contribuir a la recuperación económica.
"El reto al que se enfrenta el sector financiero europeo a partir de ahora es el mismo que vemos en todos los mercados desarrollados, a saber, que hasta que se logre el acoplamiento entre los clientes que necesitan crédito y aquellos a los que los bancos están dispuestos a prestar será complicado para el sistema financiero jugar el papel que históricamente ha realizado para apoyar la recuperación económica", ha indicado.
A su juicio, varios trimestres de desapalancamiento significan que el sistema "no se encuentra tan estrechamente acoplado como lo estaba durante la crisis", y la posibilidad de un contagio transfronterizo se ha reducido como resultado de la forma en que se ha utilizado la liquidez del BCE por parte de los bancos centrales locales para apuntalar sus sectores domésticos.
El experto ha apuntado que el resultado de las pruebas de esfuerzo, que han mostrado que solo 25 de los 130 mayores bancos europeos necesitarían más capital en un escenario de estrés económico, es "mucho más robusto" del que se habría anticipado hace dos años.
A la vista de los resultados, Anand ha destacado que una mayor credibilidad en términos de adecuación del capital "es un paso en la dirección adecuada", como puede serlo también establecer un marco regulatorio consistente.
Sin embargo, ha apuntado que tanto los equipos directivos de los bancos como aquellos que los regulan "necesitan dejar de mirar hacia atrás y hacerlo hacia delante para empujar la economía de la Eurozona en la dirección correcta".