Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiesta aclara que entra en liquidación voluntaria pero continuará su actividad

Golosinas Fiesta, desaparecetelecinco.es

La compañía fabricante de piruletas y caramelos, Fiesta, ha anunciado que está en concurso de acreedores, aunque aseguran que la empresa continuará su actividad con "absoluta normalidad". La administración concursal del fabricante busca que durante el proceso, que dicen será "modélico", se haga una "valoración justa".

Fiesta, el fabricante de piruletas y 'chupa-chups' como Kojak y Freskitos, ha salido al paso de las informaciones publicadas ayer en las que se anunciaba el cese de la actividad y ha detallado que la compañía se encuentra en concurso de acreedores, si bien ha lanzado un mensaje de tranquilidad defendiendo que la actividad de la empresa sigue siendo de "absoluta normalidad".
En rueda de prensa el director general de Fiesta, Agustín Fernández, ha explicado que estima que el proceso dure entre diez y doce meses. La administración concursal busca, por un lado, mejorar la situación económica, que acumula cuatro años de pérdidas, y finalizar el proceso con la venta de la unidad productiva. "La administración concursal quiere que se haga una justa valoración de la compañía; lo que no quiere es que se malvenda", ha subrayado Fernández.
La compañía, que nació a mediados de los sesenta, y que ha popularizado las piruletas 'Fiesta', los freskitos o los Kojak, pondrá sobre la mesa cambios a nivel de gestión que incluye una modernización del actual modelo de negocio y la búsqueda de nuevos mercados. Según Fernández, el administrador concursal Francisco Vera, buscará mantener el "mayor volumen de empleo posible" y pondrá en marcha un proceso de venta "modélico" y novedoso.
16 amortizaciones de puestos de trabajo
Al respecto, el director general de Fiesta ha explicado que ya hay "muchas ofertas sobre la mesa" tanto financieros como industriales y empresas de su mismo sector, que verían complementado los productos del fabricante madrileño con los suyos. "Eso nos hace ser optimistas de cara a pensar que va a tener una buena venta la compañía", ha resaltado.
Detalla que, ante la situación de la misma, los trabajadores aprobaron un principio de acuerdo en el cual se incluyen 16 amortizaciones de puestos de trabajo de entre los 146 que forman parte de la plantilla.
Agustín Fernández, que ha mostrado su sorpresa ante el anuncio ayer por parte de algunos medios del cierre de la planta de la empresa en Alcalá de Henares, ha explicado que la fábrica facturaba 30 millones de euros en los años previos a la crisis; sin embargo esa cifra ha caído a 20 millones. Además, ha recalcado que la exportación al extranjero se ha visto mermada hasta quedar reducida a un 30 por ciento de las ventas totales.
La falta de flexibilidad en los costes y en los procesos de producción hizo que la empresa de caramelos quedara fuera del precio de muchos mercados. Ante ello, y teniendo en cuenta que diversas entidades financieras negaron la ayuda solicitada, decidieron apostar por el concurso de acreedores. En 2013, Fiesta, presentaba unas pérdidas de en torno a 1,5 millones de euros; una tendencia que mantienen desde los últimos cuatro años.
Agradecimiento ante mensajes de solidaridad
Así las cosas, el portavoz de Comité de empresa, Juan José Álvarez, ha querido mandar un mensaje de agradecimiento a otras empresas del sector y del Corredor de Alcalá de Henares que han mostrado su solidaridad con la situación actual del fabricante. "Ahora vamos a hacer ajustes en la estructura para mejorar costes y, de alguna manera, mejorar la tesorería a corto plazo y, con esas decisiones, intentar garantizar el mantenimiento del negocio", ha sentenciado el director general del fabricante.