Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía, a favor de extraditar al fundador de Liberty Reserve, acusado de blanquear 6.000 millones de dólares

La Fiscalía de la Audiencia Nacional se ha mostrado este lunes favorable a extraditar a Estados Unidos a Arthur Budovsky, fundador y responsable de la entidad de pago electrónico Liberty Reserve, al que se acusa de haber blanqueado más de 6.000 millones de dólares mediante 55 millones de transacciones ilegales en todo el mundo.
Budovsky, al que se atribuye un delito de blanqueo de capitales, fue arrestado el 28 de mayo de 2013 en el aeropuerto de Madrid-Barajas junto a su lugarteniente en el marco de la 'operación Arthur', desarrollada de forma simultánea en varios países. Otro supuesto colaborador fue detenido en Costa Rica y dos más en Nueva York (Estados Unidos).
El Ministerio Público ha recordado que la extradición cumple con "todos los requisitos materiales y formales" ya que el acusado no tiene la nacionalidad española, no existen motivaciones políticas para solicitar su entrega y los delitos de los que le acusa la justicia norteamericana superan el mínimo de cumplimiento establecido y no han prescrito.
El acusado, de origen ucraniano y con nacionalidad costarricense, habría creado un sistema de pago 'on line' en distintas monedas para blanquear cientos de millones de dólares procedentes de actividades delictivas, según informó el Ministerio del Interior.
Liberty Reserve, radicada en Costa Rica, funcionaba como sistema de pago electrónico usado por ciberdelincuentes a los que les facilitaba blanquear las ganancias obtenidas de sus delitos, denuncia Estados Unidos. Así, gracias a esta empresa se podían abrir cuentas y realizar transferencias de dinero con el único requisito de aportar un nombre, fecha de nacimiento y dirección de correo electrónico.
A través de la misma se habrían realizado más de 55 millones de transacciones diarias por un importe que superaría los 6.000 millones de dólares, beneficios que provendrían de delitos tales como fraudes con tarjetas de crédito, robos de identidad, fraude de inversiones, piratería informática, pornografía infantil y tráfico de drogas, entre otros.
LA FÓRMULA DE LA COCA-COLA.
Durante la vista celebrada en la Audiencia Nacional, Budovsky, que se ha opuesto a la extradición, ha defendido que los problemas con Estados Unidos comenzaron porque la empresa se negó a proporcionar a las autoridades "el código fuente del software". "Hubiera sido como si se le pidiera a Coca-Cola que hiciera pública su fórmula", ha asegurado.
El acusado, que ha renunciado a la nacionalidad norteamericana, ha indicado que vendió en 2007 su participación en Liberty Reserve y que, desde entonces, carece de control sobre la compañía, en la que continuó trabajando como asesor técnico. Además, ha puesto de manifiesto que la empresa contaba con sistemas de prevención contra el blanqueo de capitales y que denunciaron sospechas de mala utilización de sus servicios en numerosas ocasiones.
Su abogado defensor, Gonzalo Boyé, ha puesto de manifiesto ante el tribunal de la Sección Segunda, presidido por la magistrada Concepción Espejel, que el procedimiento debe declararse nulo dado que la petición de detención a efectos de extradición fue formulada por Estados Unidos de forma irregular.
El letrado asegura que la solicitud de entrega no figura en Interpol y que el arresto tuvo lugar a raíz de la comunicación entre la Policía norteamericana y la española dos días antes de que Budovsky aterrizara en el aeropuerto de Barajas en tránsito con destino Costa Rica.