Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch rebaja el 'rating' de CAM, Bancaja y el Banco Sabadell

La agencia de calificación Fitch recortó el pasado viernes el rating de la deuda pública española desde AAA hasta AA+ y ahora también ha rebajado la nota de importantes entidades financieras privadas. En particular, Fitch ha recortado el 'rating' de Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), de Bancaja, de su participado Banco de Valencia y también del Banco Sabadell.
La agencia de calificación de riesgos destaca que el crecimiento económico en España será apagado en los próximos años y que estas cajas de ahorros presentan una importante exposición tanto al sector inmobiliario como al de la construcción.

Concretamente, Fitch ha recortado el 'rating' a largo plazo de la CAM desde 'A' hasta 'BBB+' con perspectiva negativa de cara a otro eventual descenso, mientras que ha confirmado su nota a corto plazo en 'F2'. La agencia especifica que las calificaciones de la CAM se basan en sus fundamentos, al margen de la creación del Sistema Institucional de Protección (SIP) o 'fusión fría ' con Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria. Cuando la integración reciba las autorizaciones pertinentes, Fitch la incluirá en su evaluación sobre los 'rating' de la CAM.

En cuanto a Bancaja, la agencia de calificación ha recortado su 'rating' hasta 'BBB' y le pone perspectiva estable, debido a la fuerte franquicia regional de Bancaja, baza que le ayudará a mantener los ingresos, así como su flexibilidad financiera debido a la base de depósitos y adecuación de capital a las exigencias regulatorias. El mayor riesgo de Bancaja radica en sus hipotecas, que experimentaron un crecimiento del 31% en el periodo comprendido entre 2004 y 2007, lo que se traduce en una elevada concentración al sector  inmobiliario, considera Fitch.

Por otro lado, la firma ha recortado el 'rating' de Banco de Valencia, propiedad en un 38, 4% de Bancaja, hasta 'BBB', con perspectiva estable. La entidad subraya, por un lado, el elevado apalancamiento y presiones de liquidez de Banco de Valencia, y por otro, su buena red comercial en la región de Valencia.
También del Banco Sabadell
Fitch Ratings ha rebajado la calificación de la deuda a largo plazo de Banco Sabadell desde 'A+' hasta 'A', con perspectiva estable. La rebaja en el rating del Sabadell refleja el deterioro en los indicadores de calidad de sus activos, principalmente debido a su exposición al sector promotor, así como al contexto de debilidad económica española y a sus perspectivas.
Fitch prevé que tanto 2010 como 2011 permacecerán desafiantes para el banco, y destaca la fuerte correlación que tiene la evolución del Sabadell con la economía española, que ha sufrido una abrupta caída en el mercado inmobiliario.
Por otro lado, la agencia de calificación de riesgos destaca la solidez de la banca minorista del Sabadell, sobre todo frente a las pequeñas y medianas empresas, así como las mejoras acometidas en eficiencia y niveles de capital.
Aunque el entorno operativo en que se desenvolverá el Sabadell seguirá siendo desafiante, la entidad que preside Josep Oliú cuenta con una buena red comercial con la que obtiene ingresos recurrentes, destaca Fitch.
La agencia de calificación crediticia también pronostica un crecimiento de las comisiones del Sabadell y destaca que el control de los costes es uno de los focos en los que centra esfuerzos, por lo que debería ser capaz de alcanzar niveles de rentabilidad razonables.