Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch amenaza con bajar el rating de Francia ante el empeoramiento de sus perspectivas económicas

La agencia de calificación crediticia Fitch ha puesto en "vigilancia negativa" el rating emisor a largo plazo de Francia, actualmente 'AA+', ante el empeoramiento de las perspectivas económicas del país galo que sugieren el incumplimiento de las metas de déficit y una estabilización de la deuda pública más tarde de lo previsto, lo que podría conllevar la rebaja de un escalón en la nota francesa a partir del próximo noviembre.
En un comunicado, Fitch recordó que el Gobierno galo ha revisado "materialmente" al alza sus previsiones de déficit, que no cumpliría con el Pacto de Estabilidad hasta 2017, cuando el desequilibrio negativo sería del 2,8% del PIB, mientras la agencia estima que para esa fecha el déficit galo aún será del 3,3%.
"Las perspectivas para la economía francesa se han deteriorado, perjudicando las proyecciones de consolidación fiscal y estabilización de la deuda", apunta Fitch, que ha revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento para Francia al 0,4% este año y el 0,8% en 2015, frente al 0,7% y el 1,2% respectivamente que esperaba anteriormente.
Asimismo, Fitch prevé que la ratio de deuda pública de Francia alcanzará su máximo dos años más tarde de lo previsto y llegará en 2017 al 99,7%, desde donde bajará muy ligeramente hasta el 94,9% a finales de la presente década.
"Las últimas desviaciones de los objetivos presupuestarios y de los compromisos del procedimiento de déficit excesivo debilitan la credibilidad fiscal", según Fitch, que recuerda que es ya la segunda ocasión en la que el país galo retrasa el cumplimiento de los objetivos pactados incluso después de la introducción de un nuevo marco reforzado en materia de políticas fiscales en la UE.
En este sentido, aunque la agencia no descarta que la Comisión Europea pueda pedir a Francia la introducción de medidas fiscales adicionales, no espera que Bruselas imponga al país galo sanciones ni exigencias que afecten de manera material a las dinámicas de deuda de Francia.
"La ausencia de mejoras materiales en las dinámicas proyectadas de deuda pública tras la publicación de la opinión de la Comisión sobre el presupuesto galo para 2015, que se conocerá en noviembre, probablemente nos llevaría a rebajar un escalón el rating", explicó la agencia.
Fitch, que tenía previsto publicar el próximo 12 de diciembre su revisión de la calificación de Francia, según el calendario pactado con las autoridades, indicó que la evolución de los acontecimientos en el país galo justificaba la publicación de su advertencia.
RESPUESTA FRANCESA.
El ministro de Finanzas de Francia, Michel Sapin, salió al paso inmediatamente después de publicarse la advertencia de la agencia Fitch para subrayar que el Gobierno galo "sigue su curso" y defender que las medidas adoptadas garantizan el cumplimiento de los compromisos de ajuste.
"El Gobierno continúa con las reformas que contribuirán a incrementar el potencial de crecimiento de la economía", señaló Sapin en un comunicado.
Asimismo, el ministro francés de Finanzas hizo hincapié en que la deuda de Francia se cuenta entre las "más seguras y más líquidas del mundo" y se beneficia de una sólida y diversa base de inversores.