Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch mantiene el 'rating' de Italia en 'BBB+' esperanzado por la agenda de reformas de Renzi

La agencia de calificación crediticia Fitch ha mantenido el 'rating' de Italia en 'BBB+', según ha explicado, porque, a pesar de que la economía del país está en una caída continuada", la agenda de reformas del Gobierno de Matteo Renzi podría tener "un impacto positivo".
Fitch ha indicado que el PIB se aproxima a niveles del año 2000 y, de acuerdo con sus previsiones, podría contraerse un o,2 por ciento este año, aunque en 2015 crecería un 0,6 por ciento, mientras que la tasa de desempleo se mantendrá por encima del 12 por ciento en 2016.
También ha señalado que "el crecimiento general de la deuda pública ha sido excepcionalmente alto", un 128 por ciento en 2013, comparado con el nivel medio de la categoría 'BBB', un 40 por ciento. Fitch prevé que en 2015 este indicar se dispare hasta el 134 por ciento y que seguirá por encima del 120 por ciento hasta 2022.
"Esto implica una década de limitada flexibilidad fiscal para responder a posibles golpes adversos", ha advertido, señalando que "una vuelta al crecimiento del PIB y al superávit presupuestario serán las claves para reducir" la deuda pública.
No obstante, ha recordado que "la solvencia de Italia está apoyada por una larga, sana y diversificada economía y por moderados niveles de deuda en el sector privado, así como por un sistema de pensiones sostenible".
Asimismo, ha valorado que "el Gobierno del primer ministro Matteo Renzi está haciendo progresos con la agenda de reformas estructurales y fiscales, que, de implementarse exitosamente, podría tener un impacto positivo en el crecimiento a medio plazo".
Por otro lado, Fitch ha decidido actualizar la perspectiva de Chipre de estable a positiva, al tiempo que ha ratificado su 'rating' en 'B-' porque "la gestión de las finanzas públicas sigue sobrepasando materialmente" las expectativas de la agencia.