Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch afirma que la compra de Ono intensificaría la competencia y supondría mayor presión sobre Telefónica

La agencia de rating Fitch ha indicado este miércoles que la toma de control de Ono por parte de la multinacional estadounidense Liberty Global o de la compañía británica Vodafone impulsaría la competencia en el mercado de telecomunicaciones español y aumentaría la presión sobre Telefónica.
En este sentido, los planes de despliegue de fibra de Telefónica, que ya ha anunciado que extenderá su red hasta cubrir ocho millones de hogares con esta tecnología a 2015, frente a los 3,5 millones de 2013, adquirirían con una eventual compra de Ono una mayor importancia a la hora de defender su cuota de mercado y expandir la oferta de servicios convergentes.
Para Fitch, si Ono pasa finalmente a manos de Vodafone, que se mantiene como el segundo operador móvil de España y con presencia además en el segmento de fijo, podría suponer una mayor amenaza al 'status quo' actual, debido al empaquetamiento de servicios de fijo y de móvil que supondría para la británica la compra de principal compañía de cable en España.
La agencia de rating ha recordado el éxito del que gozan en España los servicios empaquetados debido a la sensibilidad de los consumidores españoles a los precios y de que los suscriptores de estos productos son más leales.
Así, Telefónica, que lanzó su paquete de productos convergentes 'Fusión' en octubre de 2012, logró en un solo año 2,6 millones de clientes, mientras que Ono casi triplicó el número de clientes que se suscribían a sus servicios empaquetados de fijo y móvil en un período similar.
No obstante, Fitch recuerda que Ono sólo ofrece servicios de móvil, que presta gracias a su acuerdo mayorista de OMV con Telefónica, a los cerca de 1,9 millones de clientes del negocio fijo, lo que limita la amenaza competitiva que supone para Telefónica .
De esta forma, si Vodafone, que posee cerca de 14 millones de clientes de telefonía móvil y unos 900.000 clientes de fijo, acaba controlando la firma de cable española, dispondría de nuevas e importantes oportunidades de ofertas convergentes.
Por el contrario, Liberty Global no opera en España y no cuenta por tanto con una base de clientes en el país, por lo que no dispondría de la ventaja de Vodafone. No obstante, la firma del multimillonario John Malone tiene experiencia en ofrecer servicios convergentes mediante acuerdos con operadores con red y dispone además experiencia en el mercado del cable, ya que está presente tanto en Reino Unido y como en Bélgica con Virgin Media y Telenet, respectivamente.
Al margen del acuerdo, Fitch recuerda que el alto nivel de desempleo y la débil confianza de los consumidores en España probablemente presionarán los ingresos domésticos de Telefónica, cuya dirección ha adoptado "medidas decisivas" para conservar el efectivo y reestructurar las operaciones con el fin de reducir los riesgos de refinanciación y mejorar el apalancamiento de la multinacional.