Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch mantiene el rating de Popular en 'BB-' con perspectiva positiva tras la ampliación de capital

La agencia de calificación crediticia Fitch ha mantenido el rating de Banco Popular en 'BB-' (grado de especulación) con perspectiva positiva tras el anuncio de ampliación de capital por importe de 2.505 millones de euros.
La perspectiva positiva refleja un potencial de subidas para las calificaciones del banco dentro de los próximos uno o dos años, o incluso antes, en el caso de reducir sus activos.
Fitch ve potencial en el banco a la hora de acelerar las cesiones de los activos problemáticos una vez haya ampliado capital, pero advierte de que las calificaciones se mantendrán "bajo presión" si se produce cualquier contratiempo en el recorte de improductivos o si se deteriora la financiación o la liquidez.
La agencia de calificación insiste en que la reducción de activos problemáticos permitirá al banco tener un mayor margen de maniobra a la hora de absorber "choques inesperados" y apunta que la entidad podrá seguir beneficiándose de su "capacidad elástica" para generar ingresos gracias a su "buena" franquicia de pymes y a sus costes de eficiencia.
POSITIVA PARA EL CRÉDITO, SEGÚN MOODY'S.
Por su parte, la agencia de calificación Moody's considera que la ampliación del Popular es "positiva para la solvencia" de la entidad porque fortalecerá la capacidad de absorción de pérdidas del banco español.
La calificadora de riesgos señala que la ampliación de capital del Popular busca compensar el impacto negativo en la solvencia de la entidad de los 4.700 millones de euros en provisiones que el banco espera anotarse este año y que supondrán pérdidas considerables.
En este sentido, Moody's destaca que una mayor capacidad de absorción de riesgo situaría al Popular "sobre una base más sólida" y permitiéndole sacar sus exposiciones problemáticas y alcanzar su objetivo de reducir dicha exposición en 15.000 millones en los tres próximos años.
"Debido a la magnitud de las provisiones esperadas, Banco Popular reportará una pérdida considerable en 2016, pero unos niveles de cobertura más fuertes en el futuro deberían contribuir a la modesta rentabilidad recurrente del banco, que se ha visto reducida por los elevados costes del crédito en los últimos años", apunta la agencia.