Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch ve positiva la oferta de Telefónica por GVT al aportar sinergias sin incrementar la deuda

Los términos de la oferta de 6.700 millones de euros presentada por Telefónica a Vivendi para adquirir su filial brasileña Global Village Telecom (GVT) resultan positivos para el perfil de crédito de la compañía española al generar sinergias sin incrementar por ello el endeudamiento de la operadora presidida por César Alierta.
"La oferta de Telefónica por la brasileña Global Village Telecom sería positiva para el crédito porque diversificaría aún más los ingresos y fortalecería su posición en un mercado estratégico sin añadir apalancamiento", explica la agencia.
Fitch recuerda que, igual que en la adquisición de E-Plus por Telefónica en Alemania, la compra de GVT aumentaría la diversificación regional de los ingresos de la operadora española, que ya es elevada en comparación con otras compañías similares como Deutsche Telekom u Orange.
En este sentido, la agencia señala que actualmente España representa únicamente el 45% del flujo de caja operativo de Telefónica, mientras Latinoamérica supone el 43%.
"La adquisición de GVT no cambiará esta posición de forma dramática al principio ya que todavía está invirtiendo en el país, pero la lógica industrial y un perfil estratégico más fuerte serían claros", añade.
No obstante, Fitch subraya que esta diversificación protege a la operadora española frente a cambios estructurales en las tendencias regionales, aunque expone también los ingresos a la volatilidad del cambio de divisas.
Asimismo, la agencia destaca que la transacción mejoraría la posición competitiva de Telefónica en el mercado brasileño al contar con un negocio mayor más integrado.
Por otro lado, Fitch apunta que la operación probablemente deba superar el escrutinio de los reguladores debido a la propuesta de consolidar el segundo y tercer operador de banda ancha en Brasil.