Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch advierte de la debilidad de la banca griega y ve riesgos de que no reciba apoyo público

La agencia de calificación crediticia Fitch ha advertido de que la solvencia de los cuatro mayores bancos griegos (National Bank of Greece, Piraeus Bank, Eurobank Ergasias y Alpha Bank) refleja la debilidad de la calidad de sus activos, afectada por el entorno operativo en Grecia, lo que no permite una rápida mejoría de su elevada morosidad, mientras que no puede garantizarse el apoyo del Estado en el futuro en caso de ser necesario por los escasos recursos públicos disponibles.
El rating de las cuatro entidades, actualmente situado en 'B-' con perspectiva estable, dentro del grado especulativo o 'bono basura', refleja los riesgos para la capacidad de absorber pérdidas de estos bancos derivados de su elevado nivel de activos problemáticos y débil rentabilidad.
Las ratios de capital principal (CET1), según los criterios de transición a Basilea III, se situaban en el 15% para Piraeus Bank, 16,2% para NBG, 16,3% para Alpha y 17,7% para Eurobank, aunque Fitch resta cinco puntos porcentuales en su ratio de capital efectivo al no tener en cuenta completamente el impacto de los activos fiscales diferidos (DTA).
"El examen integral del BCE puede hacer emerger necesidades de capital adicionales", apunta Fitch, que recuerda que el Fondo Heleno de Estabilidad Financiera cuenta con unos 11.000 millones de euros, aunque espera que los bancos traten en primer lugar de subsanar sus carencias por vías privadas.
"Fitch cree que el apoyo estatal, aunque posible, no puede darse por seguro como consecuencia de los escasos recursos a disposición de las autoridades griegas", añade la agencia.
Asimismo, la agencia advierte de que las entidades griegas se encuentran aún bajo la influencia de los desafíos que representan las condiciones de la economía del país heleno, con un alto nivel de paro que implica el debilitamiento del mercado inmobiliario.
No obstante, Fitch considera que la economía de Grecia ha iniciado una gradual recuperación que permitirá al país registrar un crecimiento del 0,5% en 2014, poniendo así fin a seis años de recesión, y un 2,5% en 2015.