Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch confirma la 'triple A' de Países Bajos con perspectiva negativa

La agencia de calificación crediticia Fitch ha ratificado la máxima nota de solvencia ('AAA') de la deuda a largo plazo de Países Bajos, que cuenta con una perspectiva negativa ante el empeoramiento de las dinámicas de la deuda del país, al que augura una lenta recuperación económica que dificultará la consolidación fiscal.
No obstante, la entidad señala que la confirmación del rating refleja la fortaleza subyacente de la economía, las instituciones y los fundamentales de crédito del Países Bajos.
Asimismo, Fitch destaca la flexibilidad y alto valor añadido de la economía holandesa, que se beneficia de un amplio consenso público y político en favor de la disciplina fiscal.
"Fitch considera muy bajo el riesgo de financiación, como reflejo de un vencimiento medio de la deuda de siete años, los bajos costes de crédito y la fortaleza de su flexibilidad financiera, respaldada por el estatus de Países Bajos como uno de los emisores centrales de la eurozona", apunta la agencia.
Por otro lado, la calificadora de riesgos señala que las dinámicas de deuda pública "han empeorado", pero se mantienen dentro del nivel tolerable por una nota 'AAA'. De este modo, prevé que la ratio de deuda pública alcance el 80% del PIB entre 2018 y 2019 y sólo descienda gradualmente hasta el 76% en 2022.
"En los últimos meses han aparecido algunos signos de recuperación", apunta la agencia, que aprecia una aceleración del crecimiento en el cuarto trimestre, aunque siempre dentro de un ritmo lento derivado del impacto del proceso de desendeudamiento de los hogares holandeses y la consolidación fiscal.
De hecho, las últimas proyecciones de Fitch auguran un estancamiento de la economía de Países Bajos en 2014 y una expansión del 1% en 2015, aunque un fortalecimiento mayor de lo esperado de la recuperación de la eurozona podría implicar una cierta mejora de estas perspectivas.