Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch asegura que el esfuerzo de las CC.AA. para reducir el déficit garantiza el apoyo de liquidez del Estado

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha asegurado que el mejor comportamiento operativo de las comunidades autónomas en 2013 está en general en línea con las exigencias del Gobierno central, por lo que cree que éste mantendrá su disposición de aportar liquidez a las autonomías en caso de que sea necesario.
Según explica Fitch en un comunicado, esta disposición del Estado a apoyar a las comunidades se ve reflejada en el rating mínimo 'BBB-' que desde hace un año otorga la agencia de calificación a las autonomías españolas.
Las cifras preliminares del déficit publicadas por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas incluyen una "variedad de datos fiscales" que sitúan el dato conjunto en el 1,26% del PIB, por debajo del 2,23% del año anterior.
La agencia añade que el conjunto de datos es "complejo" y hasta finales de este año no se cerrarán las cuentas, por lo que podrían ser modificadas, al mismo tiempo que destaca que algunas regiones parecen haber incumplido los objetivos marcados por el Gobierno en julio.
Sin embargo, reconoce que las comunidades están llevando a cabo un proceso de consolidación fiscal y sus cuentas han seguido mejorando en gran medida.
Por ello, señala que, aunque los objetivos individuales no se han cumplido en algunos casos, no afectarán al rating mínimo otorgado por la agencia, ya que considera que el Gobierno central reconocerá los esfuerzos para reducir el déficit y recortar el gasto en un 2013 con unos ingresos prácticamente planos.
En concreto, señala que los gastos de capital y operativos han reducido sus déficits y destaca en particular el descenso en los costes de personal. Sin embargo, la conversión de obligaciones comerciales en deuda financiera incluyó en las cuentas de 2012 gastos que no habían sido necesariamente informados previamente, lo que ha provocado la fuerte caída del 7,3% del gasto operativo en 2013.
En este sentido, señaló que su comportamiento operativo mejoró en 2013, pero siguió siendo débil. Además, el hecho de que sigan teniendo un gran dependencia de las emisiones de deuda añadirá presión al recorte del gasto, que podría ser complicado dados los grandes ajustes ya realizados.
Aún así, cree que su desempeño operativo puede seguir mejorando y el Gobierno central se dará por satisfecho con el descenso de los gastos operativos y de capital registrados en 2013.