Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch insta a la banca española a contener el deterioro de la calidad de los activos y mejorar su rentablidad

Ve posible que el sector salga "bien parado" de los test de estrés, aunque alguna entidad pueda necesitar capital adicional
El director gerente de entidades financieras de Fitch Ratings, Erwin van Lümich, ha destacado que el sector bancario español ha hecho un "gran trabajo" en su proceso de reestructuración, aunque ha advertido de que aún quedan algunos restos por delante, especialmente contener el deterioro de la calidad de los activos y mejorar su rentabilidad.
En declaraciones a Europa Press, van Lümich aseguró que el sistema bancario español está en una mejor posición ahora que hace uno o dos años, pero recordó que también se ha visto un incremento "bastante importante" de la morosidad.
En este sentido, prevé que en 2014 la morosidad alcance su techo en términos absolutos, aunque el ratio seguirá subiendo dado que el volumen de negocio seguirá siendo bastante reducido de este año.
Asimismo, reconoció "cierta preocupación" por la capacidad de la banca para mejorar la rentabilidad de su negocio tradicional, que en los últimos años ha sido "muy baja". Así, subrayó que en un periodo de tipos de interés y volúmenes de negocio bajos "es difícil ver cómo van a conseguirlo".
Sin embargo, también admitió que existen algunos factores que pueden ayudar, como el menor coste de la financiación, una rentabilidad sobre los depósitos "que ayuda bastante" y la capacidad que han demostrado algunos bancos para emitir deuda senior.
Aunque esto son retos principales, van Lümich también mostró su inquietud por la exposición al BCE de la banca española para su financiación, y apuntó que le gustaría conocer cómo van a diversificar sus fuentes de financiación con la amortización de las LTROs en 2014 y 2015.
PRUEBAS DE ESTRÉS.
Respecto a las pruebas de estrés a las que el Banco Central Europeo (BCE) someterá a la banca este 2014, afirmó que no espera un déficit de capital muy importante para el sector en su conjunto, aunque cree que puede haber algún banco individual con necesidades de capital. Sin embargo, es muy difícil determinar actualmente qué entidad será, porque aún se desconocen los criterios de los análisis.
En su opinión, el trabajo realizado en la reestructuración del sector y los estudios presentados por diferentes organismos internacionales hacen razonable pensar que quizás la banca española salga "bien parada" de estos tests en comparación con otras entidades europeas.
Asimismo, consideró que estas pruebas pueden ser un factor que contribuya a que el volumen de crédito sea bastante moderado en 2014, pero tampoco cree que sea el factor principal, ya que el problema es que quizás no haya tanta demanda.
"Es verdad que quizás contribuyan a generar cierta cautela por parte de la banca y, en ese sentido, sí que es bueno ver que los bancos han hecho un gran trabajo a la hora de incrementar capital", agregó.
ESTABILIZACIÓN DE LOS RATINGS DE VIABILIDAD.
Por otro lado, van Lümich apuntó que existe potencial para una estabilización de los ratings de viabilidad de las entidades españolas, e incluso para alguna mejora, siempre y cuando pueden demostrar que puedan contener el deterioro en la calidad de los activos y obtener una rentabilidad sostenible.
Sin embargo, destacó que al mismo tiempo existe una "clara tendencia a nivel europeo" para reducir el apoyo público a la banca en el futuro, cuando hasta ahora había sido "casi incondicional", dada la creación de un mecanismo único de resolución europeo.
"Ya no podemos decir con la misma certidumbre que va a haber apoyo en el mismo grado de antes, por lo tanto hay riesgo en aquellas calificaciones que están determinadas por el apoyo público. En particular veo un riesgo para aquellos bancos que ahora tienen una diferencia importante entre el rating de viabilidad, que es bastante bajo, y su rating basado en el apoyo", explicó.
Asimismo, resaltó que existe un vínculo todavía importante entre el perfil de riesgo soberano y el perfil de riesgo de la banca, aunque puede debilitarse con los avances en marcha para la unión bancaria. Sin embargo, agregó que aún quedan pasos que dar en este proceso "y una agenda que cumplir".