Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch espera un impacto "limitado" de las nuevas medidas del BCE

Las nuevas medidas de expansión monetaria anunciadas el pasado jueves por el Banco Central Europeo (BCE), incluyendo cuatro inyecciones de liquidez a cuatro años (TLTRO II) por las que los bancos podrían llegar a cobrar si conceden más préstamos, "es improbable" que proporcionen un impulso significativo a la débil recuperación de la zona euro, según la agencia Fitch, que prevé un crecimiento del PIB de la región del 1,5%.
"La acción del BCE no tiene impacto en los ratings de los bancos", señala la agencia, que recuerda que los tipos muy bajos ya estaban dificultando a las entidades de la eurozona mantener su rentabilidad, con un retorno sobre activos por debajo de los niveles anteriores a la crisis.
"No es probable que veamos una mejora material de los márgenes por intereses netos hasta que se relaje la competencia o más bancos decidan trasladar los intereses negativos a sus clientes", señala Fitch, que advierte de que, aunque la mayoría de entidades son reacias a esto, "cuanto más largo sea el periodo de tipos negativos, más presión habrá sobre las ganancias".
La agencia destaca que el exceso de reservas en depósitos de la banca de la eurozona a finales de 2015 era de unos 200.000 millones, lo que representa apenas un 0,7% de sus activos, por lo que si incluso esta cifra subiera a medio billón de euros y el BCE impusiera un interés negativo del -0,50%, los costes anuales para el sector rondarían los 2.500 millones de euros, una cifra en torno al 5% de sus beneficios en 2015.
Asimismo, los analistas de Fitch calculan que un potencial recorte del tipo principal de refinanciación, que situaría el tipo de interés de referencia en el -0,10%, supondría un coste anual de unos 500 millones por la remuneración para cubrir las reservas necesarias.
"No creemos que las medidas del jueves tengan un impacto adicional en los beneficios de los bancos ni en su disposición a conceder préstamos", señala la agencia.