Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch advierte de un posible ascenso de la morosidad bancaria por la refinanciación de préstamos

La agencia de calificación crediticia Fitch ha advertido este viernes de un posible aumento de la morosidad bancaria debido a la refinanciación de préstamos, dado que se reducirá el apoyo que han prestado en transacciones financieras estructuradas.
Fitch señala que el aumento en la tasa de morosidad de las hipotecas residenciales en España, que ha pasado del 3,2% al 5,2%, ha sido importante debido a que el volumen de la deuda hipotecaria bajó un 5% durante el año pasado. Esto significa que este aumento estuvo motivado por un incremento de la morosidad, en lugar de por la caída de los volúmenes hipotecarios.
La agencia indica que este avance se debe en parte a que los bancos han tenido que realizar operaciones de reclasificación de préstamos que se encontraban en situación irregular tras la petición del Banco de España.
Asimismo, advierte de que si la tasa de morosidad hipotecaria alcanza el 6% podría llevarle a revisar la probabilidad de quiebra que asumen en el conjunto de hipotecas que respaldan titulizaciones hipotecarias y bonos garantizados.
Por otra parte, subraya que el apoyo que ofrecen los bancos a las transacciones financieras estructuradas seguirá a la baja, algo que también puede elevar los préstamos en mora y el número de créditos modificados dentro de este tipo de operaciones.
Por ello, estima que las modificaciones de préstamos representan el 6% de las carteras de titulización hipotecaria residencial y observa que existen un 5,4% de retrasos superiores a los 90 días en el segundo trimestre de 2013, frente al 4,2% del mismo periodo del año anterior.
Finalmente, la agencia recuerda que, según los últimos datos del Banco de España la morosidad de la banca se sitúa en el 11,6%, un 9,7% superior a la registrada el año anterior. Esto se debe principalmente a una caída de 225.000 millones de euros en el saldo nacional de préstamos privados, el 80% de los cuales proviene de pymes, y un aumento en las entradas de morosidad de 8.000 millones de euros.