Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fomento declina el coordinador del Corredor Mediterráneo y el Govern reprocha incumplimientos

Rull: "La figura del coordinador no es un tema menor, sino de confianza política"
El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez Pomar, ha declinado este jueves la creación de la figura del coordinador del Corredor Mediterráneo que reclama el Govern, y el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Josep Rull, le ha reprochado los incumplimientos del Gobierno central en esta infraestructura y la falta de información sobre los plazos.
Ambos han escenificado sus discrepancias respecto a la gestión de este eje en el 'III Encuentro Corredor Ferroviario del Mediterráneo: Eje vertebrador del transporte por mercancías', organizado por el periódico 'Expansión'.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, presidió este miércoles la Mesa Estratégica Catalana del Corredor Mediterráneo, que agrupó a un centenar de representantes políticos, de sindicatos, universidades y empresariales y que reclamó la creación de la figura de un coordinador de este eje, al igual que se hizo con la T1 del Aeropuerto de Barcelona.
Sin embargo, Gómez Pomar ha agradecido la cooperación y cierta presión al Gobierno para tirar adelante proyectos, pero ha negado la necesidad de esta figura: "Desde el punto de vista técnico, hay suficiente inteligencia para gestionar el Corredor Mediterráneo, que ya está definido".
"No necesitamos coordinación política ni técnica. Trabajamos con Adif y un gran equipo de ingenieros. Agradecemos el apoyo y la ayuda, pero el Gobierno de España tiene suficiente capacidad de gestión política y técnica", ha aseverado el secretario de Estado de Infraestructuras, que ha añadido que, pese a que el eje está sufriendo retrasos por dificultades en las obras, acapara el interés del Ejecutivo central.
Rull ha pedido a Gómez Pomar una actitud positiva y ha criticado el tono de su intervención, que le ha parecido "inaudita" después del clamor expresado por Catalunya en la mesa estratégica del Corredor Mediterráneo, una infraestructura que podría atraer una inversión privada de 150 millones de euros.
"TIRÓN DE OREJAS"
"El Tribunal de Cuentas de la UE ha dado un tirón de orejas durísimo al Estado Español, que incumple objetivos y ahora viene el secretario de Estado de infraestructura a reñirnos. Cambiar las reglas del juego no es lógico y pedimos compromiso", ha esgrimido Rull.
"La figura del coordinador no es un tema menor, sino de confianza política. Queremos información y hoy no hemos tenido respuestas, sino excusas y actitud de riña", ha añadido el conseller, que ha reprochado a Gómez Pomar que el Govern se haya enterado en su intervención de la contratación del tercer hilo en Vila-Seca.
Gómez Pomar ha negado intención alguna de reñir a nadie, pero ha incidido en la necesidad de dar información sobre las actuaciones en el Corredor Mediterráneo pese a lamentar que es "como predicar en el desierto".
COMUNIDAD VALENCIANA
También se ha sumado a las críticas de transparencia y de calendario por parte del Gobierno central la consejera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio de la Comunidad Valenciana, María José Salvador, que ha recordado que el tercer hilo se tenía que haber acabado en 2015 "y ni acabándolo en 2018 se resolverían los problemas".
"Sufrimos la marginación del Gobierno de España hacia nuestra autonomía. No tenemos información rigurosa del tercer hilo", ha añadido, y ha criticado la visión radial del Ejecutivo central y que la mala planificación de las infraestructuras lesiona los intereses de la Comunidad Valenciana.