Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fracaso en la negociación de la reforma laboral

Tras el encuentro, que duró más de diez horas, Gobierno, empresarios y sindicatos no han conseguido acercar unas posturas distanciadas desde hace meses y perdieron la oportunidad de sacar adelante una reforma pactada, tal y como pretendía el Ejecutivo. 
Según informaron fuentes sindicales, esto se ha debido a las grandes diferencias que existen por la posición de la patronal. Fuentes del Ministerio de Trabajo han constatado que "no ha habido margen para el acuerdo" entre las tres partes.
A partir de ahora, el Gobierno tendrá que elaborar el borrador del nuevo decreto y empezar a negociar con los grupos parlamentarios para asegurarse el apoyo al texto en el Congreso de los Diputados.
Según confirmaron fuentes sindicales, el Gobierno enviará el texto del eventual decreto el viernes a los sindicatos y a los empresarios, con los que se reunirá por la tarde para evaluarlo. Estos encuentros se producirán por separado, a petición de la patronal.
El Gobierno tiene previsto aprobar la reforma, con o sin el acuerdo de los agentes sociales, el próximo 16 de junio.
Escollos insalvables
Al término de la reunión sólo el secretario general de UGT ha hecho declaraciones a los medios. Cándido Méndez asegura que "hay escollos de muchas naturalezas, lo venimos diciendo desde hace tiempo, hay un problema de enfoque general y la posición de la patronal es muy distinta a la que nosotros planteamos y ese problema de enfoque general se convierte en un obstáculo insalvable para llegar a un acuerdo".
Sin renuncia al modelo social ni al diálogo
Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha asegurado que el Ejecutivo ni renuncia a su modelo social ni tampoco al diálogo entre los agentes socioeconómicos. 
"Sabemos muy bien quiénes somos y lo que defendemos, y si alguien quiere hacer creer que renunciamos a nuestro modelo social y al diálogo para facilitar el acuerdo, está muy equivocado", ha comentado.
"Hoy se hace más necesario que nunca defender los derechos conquistados y seguir luchando que aún nos quedan por alcanzar", ha insistido la vicepresidenta.
Hablar con los grupos la semana que viene
El Ejecutivo se ha comprometido a dialogar con los grupos políticos a partir del lunes, haya o no consenso en el marco del diálogo social.
Celestino Corbacho ha sondeado en los últimos días la receptividad de algunos grupos parlamentarios y se ha reunido ya con los portavoces de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, y ERC, Joan Ridao, así como con el diputado del PNV Emilio Olabarria. EPF/BQM