Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia recortará 21.000 millones en 2015, pero incumplirá los objetivos de déficit

El Gobierno francés ha presentado este miércoles sus presupuestos generales para 2015, que incluyen una reducción del gasto de 21.000 millones de euros y señalan que el país galo no cumplirá los objetivos de déficit acordados con Bruselas.
Según el Proyecto de Ley de Finanzas (PLF) el déficit presupuestario bajará ligeramente el próximo año, al pasar del 4,4% de 2015 al 4,3% en 2015, para después descender hasta el 3,8% en 2016 y el 2,8% en 2017. De esta manera, las cuentas públicas no volverán a una situación de equilibrio hasta 2019, dos años más tarde de lo esperado.
Para conseguir reducir el déficit, el Gobierno ha anunciado un plan de recorte del gasto por importe de 50.000 millones de euros para los próximos tres años, de los que 21.500 millones se llevarán a cabo en 2015 y 14.500 millones de euros tanto en 2016 como en 2017.
"Esta esfuerzo inédito viene a ampliar los recortes ya realizados en 2013 y 2014", subraya el Gobierno galo, que destaca que para lograr este objetivo "exigente" de forma justa y garantizando la eficacia de las medidas públicas se llevará a cabo un reparte equilibrado de los ajustes.
En concreto, de los 21.000 millones de euros que se recortaran en 2015, 7.700 millones corresponden al Estado, 6.400 millones a la protección social, 3.700 millones a las entidades locales y 3.200 millones en gasto sanitario.
El Gobierno defiende que este recorte del gasto irá acompañado de las medidas ya anunciadas en favor del crecimiento, el empleo y la competitividad, que se implementarán según el calendario previsto.
En este sentido, el ministro de Economía, Michel Sapin, mostró en la rueda de prensa de presentación su rechazo a la austeridad, pero afirmó que el Gobierno asume la "seriedad presupuestaria" y mantuvo su compromiso de bajar los impuestos a los hogares con menos ingresos.
Asimismo, añadió que, pese a una contexto económico más "desfavorable" tanto para Francia como para Europa, el Ejecutivo mantiene su estrategia económica, y recalcó que volver a crecer y crear empleo es un "imperativo" para reducir el déficit y estabilizar la deuda.
De hecho, los presupuestos generales para 2015 recogen un crecimiento limitado" del 0,4% para 2014, que se acelerará ligeramente al 1% el próximo año. De cara a los años siguientes, espera que la economía gala crezca un 1,7% en 2016 y un 1,9% en 2017.
Por su parte, el Gobierno de François Hollande calcula que la deuda superará este año la barrera de los dos billones de euros, al alcanzar los 2,023 billones de euros, que equivalen a alrededor del 95% del PIB.