Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia subraya que su ajuste presupuestario es más severo que el alemán

El ministro francés de Presupuestos, Francois Baroin. EFE/Archivotelecinco.es
El ministro francés del Presupuesto, François Baroin, anunció varias medidas suplementarias de recorte del gasto social y subrayó que el plan de ajuste de su Gobierno es más severo en términos de reducción presupuestaria que el alemán.
El programa francés prevé una reducción de "100.000 millones de euros en tres años, los alemanes de 80.000 millones en cuatro años", destacó el ministro en una entrevista que publica hoy Les Echos.
Añadió que en Francia se va a disminuir en 200.000 el número de funcionarios en seis años, mientras en Alemania van a ser 15.000 en ese mismo periodo.
"A los alemanes se les escucha más porque han tenido siempre a favor un prejuicio en materia de finanzas públicas", y por eso para que "Francia lo tenga también en el futuro" se va a integrar en la Constitución una disposición sobre la limitación del gasto público y el déficit, señaló.
El ministro detalló algunas exenciones fiscales que van a desaparecer, dentro del programa de ahorro, en particular la que beneficiaba a quienes contrataban a un empleado del hogar o las de los padres de estudiantes que viven fuera de su casa.
También indicó que aunque el año que viene se mantendrán las ayudas al empleo, que serán de 10.000 millones de euros en 2012, en 2013 bajarán a 9.100 millones.
Preguntado sobre si el ajuste será mayor en caso de que no se cumpla el objetivo de un crecimiento económico del 2,5% el año próximo, Baroin respondió que "nos adaptaremos si es necesario también realizando esfuerzos suplementarios respecto a lo que está previsto".
"Lo que no es negociable, es el objetivo de reducir el déficit público al 6% del PIB (Producto Interior Bruto) el año próximo", frente al 8% que se estima para este año, argumentó.