Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Alternativas pide medidas educativas para combatir el fraude fiscal

La Fundación Alternativas ha pedido recuperar la educación fiscal en el currículo escolar reeditando el Plan de Educación Cívico Tributaria, como una de las principales acciones para combatir el fraude fiscal en España, según defendió hoy la experta en sociología fiscal María Goenaga Ruiz de Zuazu.
Ruiz de Zuazu ha recordado que la evasión fiscal supone 60.000 millones de euros al año en España, un país con baja conciencia tributaria por el desconocimiento generalizado del sentido de los impuestos y una visión "meramente utilitarista" de sus obligaciones fiscales.
A su parecer, en un contexto de crisis el fraude fiscal es uno de los principales problemas de la economía, por lo que desarrollar medidas para hacerle frente debería ser una de las prioridades del Ejecutivo. "La experiencia de las administraciones tributarias más modernas y eficientes, como la australiana y la canadiense permiten inducir que una ciudadanía rechaza frontalmente el fraude cuando el Estado invierte en medidas sociales, educativas y de comunicación", ha indicado.
Así, Ruiz de Zuazu ha animado a las administraciones a que apuesten por el "rearme moral" de los ciudadanos contribuyentes con medidas educativas para niños y jóvenes, y medidas informativas y de comunicación para los adultos, con el fin de evitar que la crisis "aniquile" los avances de concienciación fiscal conseguidos en España.
En concreto, ha propuesto revitalizar el Plan de Educación Cívico Tributaria (PECT) como estandarte de la lucha contra el fraude para formar futuros contribuyentes informados en sus responsabilidades tributarias y lograr así mayores niveles de cumplimiento fiscal a medio-largo plazo, mediante la firma de un convenio de colaboración entre la administración tributaria y la administración educativa.
Para Ruiz de Zuazu, se hace necesario extender el PECT a la enseñanza no obligatoria (bachillerato, formación profesional y ámbito universitario) y a todos los ministerios. "Cuantas más instituciones públicas y personal estén implicados en el programa, mayores probabilidades de continuidad y éxito tendrá", ha subrayado.
Para concienciar a los adultos, se ha inclinado por implicar a los representantes ciudadanos y a los medios de comunicación en la labor de dar a conocer de manera transparente cómo y en qué se gasta el dinero de los impuestos, como también en explicar el principio de progresividad del IRPF.
Asimismo, ha resaltado la importancia de lanzar campañas interinstitucionales para que las dos patas de la fiscalidad (recaudación y gasto) sean vistas como un todo por los ciudadanos y de diseñar medidas educativas especiales para adultos, como la organización de grupos de control para la disuasión del fraude y la creación de una oficina de responsabilidad profesional para asesores fiscales y representantes de los contribuyentes ante el fisco y una mejora general de la comunicación en temas fiscales.