Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

GE muestra su interés en adquirir Adwen, la 'joint venture' entre Gamesa y Areva

General Electric (GE) ha mostrado su interés en adquirir Adwen, la 'joint venture' entre Gamesa y Areva que mantiene bloqueada la operación de fusión entre el grupo español y la división de renovables de Siemens.
"Siempre hemos sido partidarios de una industria francesa duradera en la eólica marina. Es evidente que una consolidación de los actores franceses se inscribe en esta perspectiva y que en este marco se puede mirar con interés la evolución del capital de Adwen", señaló el presidente de GE Renewable Energy, Jérôme Pécresse en un encuentro con la prensa.
El directivo del conglomerado estadounidense señaló que el grupo "tiene vocación de ser uno de los tres principales actores (de la eólica marina)".
En noviembre de 2015, General Electric completó la adquisición de los negocios de energía y redes de Alstom, que cuentan con unas ventas de unos 9.000 millones de euros, una plantilla de 13.000 empleados y su sede en Francia.
La posición de Areva, cuyo principal accionista es el Gobierno francés, respecto a Adwen mantiene bloqueado el proceso de fusión entre la empresa española y la división de renovables de Siemens.
A finales del pasado mes de enero, Gamesa confirmó que se encontraba negociando con Siemens una posible integración entre la compañía española y el área dedicada al negocio de energía eólica del grupo alemán, aunque desde entonces la operación no se ha terminado de concretar.
Según indicaron a Europa Press en fuentes financieras, Gamesa ha llegado a ofrecer a Areva la ruptura de su alianza en la 'joint venture' mediante la compra o la venta a su socio del 50% de la participación.
Adwen forma parte de dos consorcios, el de Dieppe Le Tréport y Yeu-Noirmoutier, de 992 megavatios (MW) y en el que participa Engie, y el de Baie de Saint-Brieuc, de 496 MW y en el que está presente también Iberdrola, para desarrollar parques eólicos en la costa francesa.
El Estado francés había impuesto como condición a estos dos contratos la construcción en Francia de una fábrica para desarrollar una nueva generación de turbina de 8 MW de Areva.
La fusión de Gamesa y el negocio de eólico de Siemens crearía el mayor fabricante de turbinas del mundo, con una cuota en torno al 15% del mercado mundial eólico, superando a Vestas y GE.