Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

General Motors entrega las patentes de Opel al Gobierno de EEUU, según "Bild"

El grupo automovilístico General Motors ya no tiene las patentes de su filial alemana y europea Opel, que ha entregado al departamento del Tesoro en Washington como garantía para poder recibir ayudas oficiales, revela hoy el rotativo alemán "Bild".
Añade que esto se desprende del plan de saneamiento presentado por Opel al gobierno alemán, con el que hoy se reúnen en Berlín representantes de la firma alemana y General Motors para tratar sobre el documento.
El periódico afirma que las autoridades de Berlín han reaccionado "indignadas" ante el plan de saneamiento preparado por la dirección de Opel, que, según círculos gubernamentales que cita, es "un desastre" y "absolutamente insuficiente".
"Lo que Opel ha presentado es vergonzoso" cita "Bild" a un representante del Gobierno de Berlín y agrega que el documento de 217 páginas, redactado en gran parte en inglés, carece un modelo de gestión efectivo y esta lleno de fotos publicitarias.
"Bild" señala que la indignación del Gobierno alemán se debe también a que, según el documento, Opel carece prácticamente de medios, ya que los edificios y plantas son propiedad de General Motors.
Finalmente señala que la canciller alemana, Angela Merkel, expresó su disgusto personalmente y en conversación telefónica al jefe de GM en Europa, Carl-Peter Forster, a quien advirtió que el plan presentado es absolutamente insuficiente para recibir ayuda oficiales que contribuyan al rescate de Opel.
Pese a todo y en declaraciones hoy a la televisión pública alemana, el presidente del comité de empresa y miembro del consejo de control y vigilancia de Opel, Armin Schild, defendió el plan de saneamiento elaborado por la dirección de su empresa.
Schild dijo que dicho plan de rescate es una "buena base" para evitar el cierre de factorías y el despido de empleados, aunque pidió "la colaboración de todos" para llevarlo a la práctica.